“Terrorism and Counter Terrorism in International Law with a special reference to the Indian position”.

By: Anuja Pethia.

I.   Introduction

Terrorism can be considered to be a kind of warfare or a crime depending on how States may choose to categorise it. Lack of adherence to any kind of rules motivated by ideological, religious or political perspective sets aside terrorism from other kinds of violence. Innocent people have lost lives to this phenomenon since decades. It is not just one State that is affected by this problem, but numerous States over a vast span of years. Terrorist organisations are amorphous, which gives them a considerable advantage by enhancing their ability to strike first. The invisibility of these organisations and suddenness of their attacks adds to the fear and threat that they intend to cause in societies.

Counter terrorism strategies vary because of cultural, economic and military differences in every country. Terrorism may often be associated with the ethnicity, region or religion where a terrorist comes from. Thus, while States need to respond effectively and swiftly, they must be sensitive to operate within rule of law norms and ensure full respect for fairness and human rights in countering terrorism.

II. Terrorism in International Law

1. The Meaning of Terrorism

During the period of de-colonisation the famous sentence, “one man’s terrorist is another man’s freedom fighter” was particularly relevant. In the backdrop of decolonisation struggles, the approach of international law towards terrorism was characterised for a long time by avoiding a general definition and addressing specific issues instead.[1] The only early exception to this approach was that of the 1937 League of Nations Convention for Terrorism, which never entered into force. This Convention defined “acts of terrorism” as all “criminal acts directed against a State and intended or calculated to create a state of terror in the minds of particular persons, or a group of persons or general public.”[2]

United Nations Security Council Resolutions 1368 and 1373, adopted in the year 2001, contain references to “terrorism” without providing any definition of the term. The absence of a legal definition of terrorism did not prevent the attacks on September 11, 2001 to be identified as terrorism, as they clearly were aimed at causing terror among a civilian population for political and ideological reasons. [3] Broadly, two paths to defining terrorism have been identified in both international law and the United States. One path gives an analytical, generic definition, complete within itself, into which all “terrorist” acts would then fit; this is a “top down” or deductive approach.[4]

In 1999, the General Assembly adopted a Treaty that provided a “residual definition”[5] of Terrorism. This was the International Convention on the Suppression of the Financing of Terrorism adopted by the UN General Assembly.[6] After referring to acts constituting offences pursuant to the earlier treaties, the Convention defines terrorism as:

“[a]ny other act intended to cause death or serious bodily injury to a civilian, or to any other person not taking an active part in the hostilities in a situation of armed conflict, when the purpose of such an act, by its nature or context, is to intimidate a population, or to compel a government or an international organisation to do or abstain from doing any act”[7].

 

 

2.   Impact of the September 2001 Attacks

The most prominent and ‘iconic’ terrorist attack was the September 11, 2001 attack on the World Trade Centre in United States. Georges Abi-Saab, author of ‘The Proper Role of International Law in Combating Terrorism’, notes that the 2001 attacks are qualified as a “a defining moment”, “a turning point” or a “system change”, but argues that they are not so on the premise that the uncovered conspiracy to blow up the New York Tunnels and the UN building could have led to a catastrophe of a magnitude similar to that of September 11.[8] Before and even after the 2001 attacks, there have been numerous terrorism conspiracies and acts of terrorism. However, the 2001 attacks gave a “shock of recognition” to the world community and therefore, can be argued as being “iconic” in a certain way.

In November 2001, in the immediate aftermath of these attacks, there were new efforts to come to a universal definition of terrorism. However, they failed again in light of resistance from the Organisation of Islamic Conference because the definition did not exclude national liberation movements fighting foreign occupation such as the Israeli occupation of Palestinian land.[9] Another issue was that majority of the States preferred the application of the definition to be limited to individuals and groups.[10]

It will be untrue to say that international law does not have a definition of terrorism. There are a number of treaties that deal with specific acts of terrorism. Antonio Cassese in the article ‘Terrorism as an International Crime’ defines three main elements of a definition of the crime of terrorism in international law. They are: (i) the acts must constitute a criminal offence under most national legal systems such as murder, arson or bombings (ii) they must be aimed at spreading terror by means of violent action or the threat thereof against a State, the public or particular groups of persons; and finally (iii) these acts should not be motivated by private ends but must be politically, religiously or ideologically motivated.[11]

3.   Countering Terrorism

There are two ways of viewing terrorism, the first way is to look at it within a criminal justice model as a crime; the second is to view it within a war model as a special variant of “guerrilla warfare” which disregards the laws of war. [12] Bin Laden stated that: “We do not have to differentiate between military or civilian. As far as we are concerned, [Americans] are all targets.”[13] This also points to a unique feature of terrorism, that of “depersonalisation of the victim”.[14] A terrorist does not attack specific persons, for him the victim is an indispensable tool for obtaining a political or ideological purpose.

Terrorism can be categorised either as a criminal enterprise calling for a “law enforcement” approach or it can be categorised as an “act of war”, bringing into play the “law of war” with jus ad bellum and jus in bello.[15] Both these approaches have been seen as State responses to terrorism. After the 2001 attacks, the USA made a commitment to ‘defeat those responsible for the attack’, it deployed its forces in Afghanistan to counter the Taliban for harbouring terrorists,[16] while India as a response to the massive state sponsored terrorist attacks in Mumbai from 26th to 29th November, 2008 responded by prosecuting the captured terrorist within its domestic criminal justice system and subsequently executing him pursuant to a death penalty given by the Courts. This section analyses the legality and practicality of a “war on terror” as a tool for countering terrorism as well as alternate approaches to combat terrorism.

4.  The United Nations Action to Counter Terrorism

The UN Global Counter-Terrorism Strategy (“UNGCTS”) established a new cohesive approach to counter terrorism. This strategy streamlines different branches of the UN.[17] The UNGCTS was adopted by Member States on 8 September 2006. The strategy is in the form of a resolution. It includes a Plan of Action to enhance national, regional and international efforts to counter terrorism.[18] The UNGCTS paves the way for a more pragmatic way of countering terrorism – that of mutual legal assistance and collective security. In the face of today’s massive threats of terrorism, policy makers and government heads may scoff at such strategies as being superficial, however, the truth is that terrorist organizations are enemies without clear faces. The threats that they pose to the world order are unique. They impact the psyche of the society because of the high degree of fear and insecurity that they carry with them; these cannot be countered without collective actions of prevention.

The UNGCTS embraces inter alia a plan of action, measures to address the conditions conducive to the spread of terrorism, measures to prevent and combat terrorism, measures to ensure respect for human rights and the rule of law as the fundamental basis of the fight against terrorism. It recognizes that prolonged unresolved conflicts, dehumanization of victims of terrorism, lack of rule of law, violations of human rights; ethnic, national and religious discrimination, political exclusion, socio-economic marginalization, and lack of good governance are conditions that are conducive to the spread of terrorism.[19] It also recognizes that effective counter-terrorism measures and the protection of human rights are not conflicting goals, but are complementary and mutually reinforcing.[20]

The UNGCTS also supports the United Nations Counter-Terrorism Implementation Task Force (“CTITF”), which was established by the Secretary-General in 2005 to ensure coherence in the counter terrorism efforts of the UN.[21] Though the strategy brings in a number of concrete measures to curb the spread of terrorism, it is extremely significant because it recognizes that prevention of terrorism begins from reducing factors or environment that are conducive to terrorism.

Following the September 2001 attacks, terrorist attacks increased significantly. From 2002, South Asia and the Middle East have had the highest number of terrorist attacks per year.[22] Also significant is that Al Qaeda until 2006, ranks third in terms of total fatalities.[23] These statistics clearly indicate that the ‘war on terror’ or the use of force have failed to provide any deterrent effect on terrorism. Use of force also comes with high economic and human costs, and though it may sound robotic to import economic terms to human lives, objectively speaking the marginal utility or the cost of the war on terror is too high compared to the results achieved. The UNGCTS is therefore, a positive and a much-required step towards providing alternate ways to counter terrorism.

III.   Analysing Terrorism and Counter Terrorism in  India

India is the fourth most affected country in terms of total terrorist attacks and fatalities.[24] Since gaining independence, India has seen the assassination of its most prominent civil rights leaders, two former prime ministers, a retired army chief and numerous attacks on its civilian population across the length and breadth of the country. Moreover, for over a decade India has been fighting insurgents in Kashmir, including Islamic radicals from Pakistan and Afghanistan.[25] The fear of nuclear weapons of neighbouring states falling into wrong hands, danger from insurgencies, spurred by tribal and ethnic aspirations and left wing ideologies apart from invisible terrorist organisations is very daunting.[26] Arguably, the first step towards security for a democratic country, relying on rule of law, is strong and well drafted legislations.

India has enacted three major legislations for countering terrorism, two of which stand repealed today. The Terrorism and Disruptive Activities Prevention Act (“TADA”) was enacted in 1987. In 2002, in the aftermath of a terrorist attack on its national parliament in New Delhi, it enacted the Prevention of Terrorism Act (“POTA”), 2002. Both the Acts were repealed in the face of heavy criticism for widespread abuse of powers and wrongful arrests by the authorities. Today, the Unlawful Activities Prevention Act (“UAPA”), enacted in 1967 and last amended in 2013 can be seen as the main counter terrorism law in India. This section also analyses two cases: the trial of Ajmal Kasab – the captured terrorist behind the tragic terror attacks in Mumbai in 2008; and the much debated case of the Italian marines who were arrested in 2012 for allegedly killing Indian fisherman. First, let us look at the definitional aspect of terrorism in India.

IV.   Conclusion

The General Assembly in Resolution 49/60 of 1994 agreed that, ‘Criminal acts intended or calculated to provoke a state of terror in the general public, a group of persons or particular persons for political purposes are in any circumstance unjustifiable, whatever the considerations of a political, philosophical, ideological, racial, ethnic, religious or any other nature that may be invoked to justify them’.[27]

States have to operate within rule of law. Respect for human rights is difficult in an overly insecure and emotionally charged environment that follows terrorist attacks, yet it is fundamental to ensure that people have faith in the government and that democratic processes are maintained. Critical discussions on the nature of state response, analysis of public policies and an examination of social and economic processes is necessary. The state responses of two major countries affected by terrorism – the USA and India, have been discussed in the preceding chapters. Where USA chose to use force to eliminate Al Qaeda, India decided to execute the captured terrorist within the domestic criminal system.

Use of force and aggression by the US was not entirely effective in eliminating terrorist camps, neither has drafting special counter terrorism laws helped India in dealing with this problem. While the former leads to excessive casualties, economic drain and more fuel for terrorist organisations to mislead the youth, the latter leads to abuse of powers by the authorities, lengthy trials and human rights violations. Paul Wallace writes that, “excessive reliance on force and draconian measures can alter the state itself towards increasingly authoritarian modes”.[28] The solution for curbing terrorism lies in concentrating collective efforts on preventing environments that foster terrorism. This would include creating an environment where young people are not forced into joining terrorist organisations out of unemployment and neglect. Excessive repressive measures foster and validate the ideologies that terrorist organisations promote. Counter terrorism measures must not be retaliatory but should have two minimum common characteristics: that of being preventive in nature and of being aimed at obtaining justice.

 

 

[1] Christian Walter, ‘Defining Terrorism in National and International Law’ (2003) <https://www.unodc.org/tldb/bibliography/Biblio_Int_humanitarian_law_Walter_2003.pdf> accessed 10 June 2014.

[2] League of Nations Convention for the Prevention and Punishment of Terrorism, (signed 16 November 1937); the Convention which never entered into force, was drafted in response to the assassination of King Alexander I of Yugoslavia in Marseilles in 1934.

[3] Pierre-Mary Dupuy, ‘State Sponsors of Terrorism: Issues of International Responsibility’ in Andrea Bianchi (ed), Enforcing International Law Norms against Terrorism (Hart Publishing, Oxford 2004), 5.

[4] Geoffrey Levitt ‘Is “Terrorism” worth defining?’ (1986) 13 Ohio N.U. L. Rev. 97.

[5] Yoram Dinstein, ‘The “War on Terrorism”’ in Pablo Antonio Fernandez-Sanchez (ed), International Legal Dimension of Terrorism (Martinus Nijhoff, Leiden 2009), 245.

[6] GA Res 54/109 (9 December 1999) UN Doc A/RES/54/109.

[7] International Convention for the Suppression of the Financing of Terrorism (adopted 9 December 1999) UNGA Res 54/109) art 2(I)(b).

[8] Gerorges Abi-Saab, ‘The Proper Role of International Law in Combating Terrorism’ in Andrea Bianchi (ed), Enforcing International Law Norms against Terrorism (Hart Publishing, Oregon 2004), xiv.

[9] Edith M. Lederer, ‘Annan Hopes U.N. will Approve Comprehensive Treaty Against Terrorism’(25 January 2002) <http://63.147.65.31/socal/terrorist.0102/25/terror17.asp> accessed 4 June 2014.

[10] Alex Schmid, ‘Terrorism-The definitional Problem’ (2004) 36 Case W. Res. J. Int’l L. 375, 388.

 

[11] Antonio Cassese, ‘Terrorism as an International Crime’ in Andrea Bianchi (ed), Enforcing International Law Norms against Terrorism (Hart Publishing, Oregon 2004), 219.

[12] William S. Lind et al., ‘The Changing Face of War: Into the Fourth Generation’, (Marine Corps Gazette, October 1989) <http://www.d-n-i.net/fcs/4th_gen_war_gazette.htm> accessed 4 June 2014, 22-26.

[13] ibid.

[14] Antonio Cassese, ‘Terrorism as an International Crime’ in Andrea Bianchi (ed), Enforcing International Law Norms against Terrorism (Hart Publishing, Oregon 2004), 219.

[15] Gerorges Abi-Saab, ‘The Proper Role of International Law in Combating Terrorism’ in Andrea Bianchi (ed), Enforcing International Law Norms against Terrorism (Hart Publishing, Oregon 2004), xvi.

[16] Council on Foreign Relations, ‘U.S War in Afghanistan’ <http://www.cfr.org/afghanistan/us-war-afghanistan/p20018> accessed on 5 June 2014; Paul Ryan, ‘War on terrorism’ <http://paulryan.house.gov/issues/issue/?IssueID=12229#7> accessed on 5 June 2014.

[17] T.M.A. Luey, ‘Defining “Terrorism” in South and South East Asia’ [2008] 38 Hong Kong LJ 129.

[18] UNGA Res 60/288 (20 September 2006) UN Doc A/RES/60/288,  Department of Public Information, United Nations ‘United Nations General Assembly Adopts Global Counter-Terrorism Strategy’<http://www.un.org/en/terrorism/strategy-counter-terrorism.shtml#plan> accessed on 20 June 2014.

[19] UNGA Res 60/288 (20 September 2006) UN Doc A/RES/60/288.

[20] UNGA Res 60/288 (20 September 2006) UN Doc A/RES/60/288.

[21] Peace and Security Section of the Department of Public Information, ‘United Nations Action to Counter Terrorism’<http://www.coe.int/t/dlapil/codexter/Source/Working_Documents/CTITF%20Information%20Package.pdf> accessed on 20 June 2014.

[22] Gary LaFree and Laura Dugan, ‘Research on Terrorism and Countering Terrorism (2009) 38 Crime & Just. 413,446.

[23] Gary LaFree and Laura Dugan, ‘Research on Terrorism and Countering Terrorism (2009) 38 Crime & Just. 413,446.

[24] Gary LaFree and Laura Dugan, ‘Research on Terrorism and Countering Terrorism (2009) 38 Crime & Just. 413,459.

[25] Chris Gagne, ‘POTA: Lessons Learned from India’s Anti-Terror Act’ (2005) 25 Boston College Third World Law Journal 261.

 

[26] Maj.Gen. Nilendra Kumar, ‘Gaps and Inadequacies of New Terror Laws in India’ (2009) 48 Mil. L. & L. War Rev. 235.

[27] UNGA Res 49/60 (9 December 1994) A/RES/49/60.

[28] Paul Wallace, ‘Poitical Violence and Terrorism in India: The Crisis of Identity’ in Martha Crenshaw (ed) Terrorism in Context (The Pennsylvania University Press, 1995) 352.

 

“Conviction on Appeal before the International Criminal Court: Can the Appeals Chamber impose new or more serious conviction appeal? Learning from precedence Tribunals”.

By: Bayu Mahendra

 

 

The right of appeal is a fundamental right in the international criminal proceedings. The adoption of two tier systems of proceedings in the ICC established the Appeals Chambers as the final arbiter, and therefore, has all the power of the Trial Chamber, including inter alia, amending and reversing conviction. However, when the Appeals Chamber pronounced to impose new or more serious conviction than what has been imposed by the Trial Chamber, there is no more remedy available for the accused to review this new judgment.

 

The essence of appeal

Appeal proceedings are a stage in criminal proceedings of re-examining either decisions of pre-trial or trial judges, or judgment of the trial judges due allegations by the parties that there is an error[1] in the decision (in the appeals proceedings, the error decision alleged by the parties is called ‘impugned decision’).[2] In the international criminal proceedings, appeals are generally held before five appeal judges that are larger in composition than in the trial.[3]

 

In the ad hoc Tribunals[4], the Trial Chambers before International Criminal Tribunal for Former Yugoslavia (ICTY) and International Criminal Tribunal for Rwanda (ICTR) consist of the composition of three judges. In appeal, the Appeals Chamber consists of the composition of five judges.[5] In the International Criminal Court (ICC), the same composition of judges in the ad hoc Tribunals also applies for the Trial Chambers and Appeal Chambers.

 

In general, there are three purposes of appeal in criminal proceedings. The first and the second purpose concern on the jurisprudential aspect.[6] First, appeal is purposed to achieve consistency, both consistency on verdicts (decision or judgment) and consistency on the application of law. Consistency on the verdicts means that appeal is the path to guarantee or to ensure that similar cases are treated similarly on the similar basis. Consistency on the application of law means that appeal will be the single authority body to set out consistence answer if there is recent development on the questions of law. Accordingly, appeal will ensure the uniformity of the application of the law and the same procedures apply across the first instance courts. Third, appeal is the pure avenue for individual to pursuit their justice. In this regard, appeal will be also the resort to check or control that the first instance courts had followed the procedures set out and had applied the law correctly and therefore individual receives right guarantee.[7]

 

The aim of the appellate proceedings is to evaluate the activity of the Trial Chamber to verify whether there have been errors in two respects on facts or on law.[8] In the ICC, during its negotiation of determining the general scope of appeal, it was discussed whether or not to allow cassation in term of the right to reverse or confirm the appealed judgment only without amendment or full appeals that include the right to amend the previous judgment. The other fundamental debate was concerned on appeal against sentence and acquittal[9] due the opposite view between civil and common law system. As the result, the articles in the ICC Statute decided to adopt full appeals[10] instead of cassation only. It was also decided to allow appeals against judgment (conviction, sentence and acquittal).[11]

 

The right of appeal: rationale

 

The right of appeal is generally recognized as a fundamental human right in criminal proceedings. However, it would be very hard to argue that the right of appeal is protected jus cogens (peremptory norm).[12] Nonetheless, it has been recognized in the ad hoc Tribunals and ICC proceedings as fundamental guarantee of fair trial process.[13]

 

The first international convention expressly enshrining the right of appeal is Geneva Convention IV 1949. Article 73 (1) of the 1949 Geneva Convention IV provides that a convicted person shall have the right of appeal provided for by the laws applied by the court.[14]Article 14 (5) of the International Covenant on Civil and Political Rights is particularly influential as well. It provides that everyone convicted of a crime shall have the right of review of his or her conviction and sentence by a higher tribunal.[15] However, pursuant to Article 2 (2) of European Convention of Human Rights the right of appeal may be subject to exceptions in regard to offences of a minor character, in case it is prescribed by law, or when the person concerned was tried in the first instance by the highest tribunal or was convicted following an appeal against acquittal.[16]

The decisions of the international courts are generally not subject to appeal.[17] For instance, the judgment of the International Court of Justice (ICJ) is final and without appeal.[18] Again, there are two counter arguments regarding this issue. One may also argue that the ICJ is not a court that has jurisdiction over criminal proceedings, and thus this argument does not support the argument against the right of appeal in the criminal proceedings context. Furthermore, there is exception within the scope of international court decisions itself (exclude the criminal proceedings context) that are not generally subject to appeal. It is firmly known that the Court of Justice of the European Union recognizes the right of appeal.[19] It seems that Court of Justice of the European Union is not in line with the ICJ.

 

Grounds of appeal

Grounds of appeal is considered as ‘the basis on which the appeal can be brought’.[20] Both of the prosecution and the convicted person are entitled to file appeal on these three following grounds; procedural error, error of fact or error of law. But, the convicted person is also entitled to appeal based on the basis of ‘any other grounds that affects the fairness or reliability of the proceedings or decision’. This ground of appeal, however, can be invoked by the prosecution as well, but only on behalf of the convicted person.[21]  This might be likely to happen in two exceptional circumstances; due the course of absence of counsel or inability of the counsel to represent him correctly. As regards to standard of appeal where it relates to ‘the test need to be met for succesful grounds of appeal’, no written provision sets out such standard.[22] However, it can be inferred from two grounds. First, the standard sets out by the ICC Appeals Chamber in the interlocutory appeal decision. It may be highlighted that there is only one Appeal Chamber consisting of five appeal judges under the Appeals Division.[23] Therefore, the standard of appeal on judgment would be more likely similar in essence as the standard set out on the interlocutory appeal. Second, it can be inferred from the ad hoc Tribunals’ practice since ‘the Court shall apply … where appropriate, applicable treaties and the principles and rules of international law’.[24]

 

The right of appeal is entitled against decision of acquittal, conviction and sentence as established under Article 81 ICC Statute. One may argues that the word ‘decision’ is ambiguous in this article; it is used instead of ‘judgment’. This choice of word can also lead to misinterpretation that will reveal different origin meaning and purpose. Therefore, one might be correct to say that word ‘decision’ does not refers to final judgment, but it refers to decision as it is read plainly. However, the word ‘decision’ in Article 81 actually stands for final judgment, since it must be read in accordance with the scope of Article 74.

 

Judgment on appeal

Pursuant to Article 83 (1) and (2) ICC Statute, on appeal, the Appeals Chamber have all the powers as the Trial Chamber. [25] Therefore in the appeal judgment, the Appeals Chamber may (i) reverse or amend the decision or sentence, (ii) order new trial. Regarding the factual issue that might arise in appeal, the Appeals Chamber has two options. First, the Appeals Chamber may call evidence directly to determine the issue. Second, the Appeals Chamber may also remand the factual issue to the Trial Chamber to determine that issue and then report back its finding to the Appeals Chamber.

 

It is clear that the ICC Statute has established all power of the Appeals Chamber. However, such power must be considered in relation with whether the Appeals Chamber can enter new or more serious conviction. Are they allowed to exercise such authority? How about the accused right of appeal? Can the Appeals Chamber impose new or more serious sentence on appeal? If so, does the accused have right to appeal against this new appeal judgment in this two tier level of trials since his right is protected under international human rights law? How about revision? Is that such of other avenue to appeal this new judgment? Before determine these questions, it would be clear to go first to Revision.

 

The essence of appeal, in ICC, is to review the error of the Trial Chamber decision and judgment. The parties are entitled to file appeal against acquittal, conviction and sentence. In appeal, the Appeals Chamber has the power; (i) to reverse or amend the decision or sentence or (ii) order new trial. As the Appeals Chamber has such power, when new or more serious conviction is imposed, accordingly, the Appeal Judgment will become the new judgment, and no further remedy is available to review it under the ICC Statute. At national level, imposing new or more serious conviction in appeal is a normal practice before the domestic proceedings. The Appeals Chamber has such authority because there is third layer to review this Appeal Judgment, by means of the Supreme Court. However, when such practice is adopted to the international proceedings before the ICC it will deprive the right of appeal to review the appeal judgment.

 

Concluding, the adoption of the two tier systems of proceedings in the ICC established the Appeals Chamber as the final arbiter that has all power of the Trial Chamber cannot be justified merely because its Statute established so. Indeed, this adoption must be revisited on the basis of the ad hoc Tribunals’ practice where this two tier systems was once applied. The ICC should not have established the full power of the Appeals Chamber including to impose new or more serious conviction on appeal. Specifically, the Appeals Chamber should not have the power to impose new or more serious sentence. If the Appeals Chamber imposes new or more serious conviction there will be no last Chambers to review this new judgment since the Appeals Chamber is the last resort Chamber in two tier systems of proceedings.

 

Nevertheless, two things must be considered in the ICC systems to avoid such problem. It is simply by learning from the ad hoc Tribunal’s regime, reflecting the debate between Judge Pocar and Judge Shahabuddeen. First, is to restructure the systems from two to three tier systems of proceedings where there is third tier Chamber to review the Appeal Judgment if it is agreed that the Appeals Chamber shall have all power of the Trial Chamber, including imposing new or more serious conviction. Second, if the two tier systems shall be maintained, then the Appeals Chamber should not have the power to impose new or more serious conviction, in other words the power of the Appeals Chamber shall be limited. The Appeals Chamber may impose new conviction only if the conviction will be in favor of the accused. It is the Trial Chamber to render conviction or sentence. Thus, when issue of conviction or sentence is brought on appeal, it has to be made clear under the Statute that the Appeals Chamber must remit back the case to the Trial Chamber to render its decision. Then, this decision will be reviewed by the Appeals Chambaer, with the same power, the Appeals Chamber may not impose new or more serious conviction in light of this reviewed trial judgment. Such mechanism establishes the Trial Chamber as the cornerstone of the Court and places the Appeals Chamber in more limited power.

 

 

* Texto aportado por presidencia de URED.

[1] In the ad hoc Tribunals, according to Article 25 of the Statute of International Criminal Tribunal for Former Yugoslavia (ICTY Statute) and Article 24 Statute of the International Criminal Tribunal for Rwanda (ICTR Statute) there are two grounds of appeal: (i) error of law and (ii) error of fact. In the International Criminal Court (ICC), according to Article 81 (1) (b) of ICC Statute, there are four grounds of appeal: (i) procedural error, (ii) error of fact, (iii) error of law and (iv) any other ground that affects the fairness or reliability of  the proceedings or decision. This part of grounds of appeal will be considered more in-depth in the following chapter.

[2]       Salvatore Zappala, Appeal in The Oxford Companion to International Criminal Justice (Antonio Cassese eds. Oxford University Press, Oxford 2009) p. 246.

[3]       The basic difference between the Trial Chamber and the Appeals Chamber in international criminal proceedings is that the Appeals Chamber has larger composition of judges than the Trial Chamber. See also Salvatore Zappala (Antonio Cassese eds.) p. 246.

[4]       The meaning of ad hoc Tribunals in this paper refers to the International Criminal Tribunal for Former Yugoslavia (ICTY) and the International Criminal Tribunal for Rwanda (ICTR).

[5]       Statute of International Criminal Tribunal for Former Yugoslavia (ICTY Statute) Article 12 (3) and Statute of the International Criminal Tribunal for Rwanda (ICTR Statute) Article 11 (3).

[6]       Ibid., p. 114.

[7]       Ibid., p. 113.

[8]       Salvatore Zappala, Human Rights in International Criminal Proceedings (Oxford University Press, Oxford 2003) p. 165.

[9]       José Doria and others (eds), The Legal Regime of the International Criminal Court: Essays in Honour of Professor Igor Blishchenko (Martinus Nijhoff Publishers, Leiden 2009) p. 947.

[10]     ICC Statute Article 83 (2).

[11]     ICC Statute Article 81 (1) (2).

[12]     Ibid.,

[13]     Ibid., p. 154.

[14]     Geneva Convention IV relative to the Protection of Civilian Persons in Time of War. Geneva, 12 August 1949 (Fourth Geneva Convention) Article 73 para 1.

[15]     International Covenant on Civil and Political Rights (adopted 16 December 1966, entered into force 23 March 1976) 999 UNTS 171 (ICCPR) Article 14 para 5.

[16]     Convention for the Protection of Human Rights and Fundamental Freedoms (European Convention on Human Rights, as amended) (ECHR) Article 2 para 2.

[17]     Salvatore Zappala, op.cit., p. 159.

[18]     Charter of the United Nations and Statute of the International Court of Justice (ICJ Statute) Article 60.

[19]     Statute of the Court of Justice of the European Union Article 56.

[20]     José Doria and others (eds), op.cit., p 948.

[21]     ICC Statute Article 81 (1)

“Appeal against decision of acquittal or conviction or against sentence

  1. A decision under Article 74 may be appealed in accordance with the Rules of Procedure and Evidence as follows:

(a) The Prosecutor may make an appeal on any of the following grounds:

(i) Procedural error,

(ii) Error of fact, or

(iii) Error of law;

(b) The convicted person, or the Prosecutor on that person’s behalf, may make an appeal on any of the following grounds:

(i) Procedural error,

(ii) Error of fact,

(iii) Error of law, or

(iv) Any other ground that affects the fairness or reliability of the proceedings or decision. …”

[22]     José Doria and others (eds), op.cit., p 948. ‘Apart being codified in the Statute, standards of appeal are also  the product of development of jurisprudence of the intenrational tribunals and reflect either customary law  or general principles of law.’

[23]     ICC Statute Article 39 (1) and (2) (b) (i).

[24]     ICC Statute Article 21 (1) (b).

[25]     ICC Statute Article 83 (1) and (2), it reads as follows:

“Proceedings on appeal

  1. For the purposes of proceedings under Article 81 and this article, the Appeals Chamber shall have all the powers of the Trial Chamber.
  2. If the Appeals Chamber finds that the proceedings appealed from were unfair in a way that affected the reliability of the decision or sentence, or that the decision or sentence appealed from was materially affected by error of fact or law or procedural error, it may:

(a) Reverse or amend the decision or sentence; or

(b) Order a new trial before a different Trial Chamber.

For these purposes, the Appeals Chamber may remand a factual issue to the original Trial Chamber for it to determine the issue and to report back accordingly, or may itself call evidence to determine the issue. When the decision or sentence has been appealed only by the person convicted, or the Prosecutor on that person’s behalf, it cannot be amended to his or her detriment.”

“La incorporación del “saneamiento” como estándar sobre propiedad colectiva al amparo del artículo 21 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos”.

Por: Ángel M. Salvador Ferrer

 

 

  1. Introducción

 

El 18 de diciembre de 2015 la Corte Interamericana de Derechos Humanos (en adelante “la Corte”, “el Tribunal” o “Corte IDH”) notificó la sentencia del Caso Comunidad Garífuna de Punta Piedra y sus miembros Vs. Honduras, de 8 de octubre de 2015[1], versada preponderantemente respecto del derecho a la propiedad colectiva de este grupo indígena por una alegada falta de garantía del uso y goce de su territorio ancestral por parte del Estado hondureño. La reciente sentencia ha introducido diversos elementos innovadores respecto de estándares sobre pueblos indígenas y tribales, destacando especialmente la incorporación de la figura del “saneamiento” bajo el abrigo de las obligaciones emanadas del derecho a la propiedad, contemplado en el artículo 21 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (en adelante “la Convención”). Este artículo abordará los elementos materiales más notables de este nuevo estándar.

 

  1. La propiedad colectiva como marco de la obligación de sanear

 

Para proceder a analizar del alcance y significancia del saneamiento como estándar en la protección del derecho a la propiedad colectiva resulta imprescindible realizar una somera aproximación de este derecho según la jurisprudencia de la Corte Interamericana que nos permita encajar la figura central del texto.

 

La Corte ha afirmado que el artículo 21 de la Convención protege la estrecha vinculación que los pueblos indígenas y tribales guardan con sus tierras, incluyendo los recursos naturales de las mismas y los elementos incorporales que se desprenden de ellos[2]. Desde el Caso de la Comunidad Mayagna (Sumo) Awas Tingui Vs. Nicaragua, el Tribunal ha considerado que las nociones de dominio y de posesión de carácter comunal y de propiedad colectiva sobre las tierras que tienen los pueblos originarios no se corresponden con la concepción clásica de propiedad[3], pero no por ello merece una menor protección conforme al artículo 21 convencional, ya que de otra forma se estaría afirmando que solamente existe una manera de usar y disponer los bienes, lo que significaría hacer ilusoria  la protección de tal disposición para estos colectivos[4]. Así, los Estados tienen la obligación de adoptar medidas especiales para garantizar a los integrantes de los pueblos indígenas y tribales el ejercicio pleno e igualitario del derecho a los territorios que han usado y ocupado tradicionalmente[5], lo que incluye el deber de reconocer, con efectos jurídicos, la posesión tradicional como un título de pleno dominio[6].

 

  1. El Caso Comunidad Garífuna de Punta Piedra y sus miembros Vs. Honduras. Antecedentes

 

La Comunidad Garífuna de Punta Piedra, pueblo de origen africano que empezó a asentarse a partir del siglo XVII en la costa atlántica hondureña, guatemalteca, nicaragüense y beliceña, solicitó al Estado de Honduras el reconocimiento de su territorio ancestral, siendo emitido el título de dominio pleno en 1993. Se cree con cierta inexactitud temporal que al tiempo de ser otorgado el primer título de propiedad empezaron a llegar a la región titulada alógenos provenientes de la zona de “Entrerríos” (conocidos también como ladinos) y asentándose al margen del Río Miel, quienes iniciaron actividades de cultivo y ganaderas. En 1999, el Instituto Nacional Agrario (en adelante “INA”), otorgó a solicitud de la Comunidad de Punta Piedra un título de ampliación de propiedad a través de un título definitivo de dominio pleno, adjudicándolo con base en el artículo 14 del Convenio 169 de la OIT[7] y con una cláusula de inalienabilidad, salvo voluntad de sus miembros, sin que fuera posible su venta a terceras personas.

 

No obstante lo anterior, tras la visita in situ a la región titulada a la Comunidad de Punta Piedra y ocupada por los pobladores de Río Miel, la Corte pudo constatar que entre los años 1991 y 2006 fueron emitidos títulos de propiedad en favor de ladinos, así como la existencia de una escuela, agua potable, vías de comunicación, iglesias, un campo de fútbol y viviendas construidas con material industrial. Con la llegada de los ladinos a la región los problemas no se hicieron esperar, existiendo entre las comunidades controversias manifiestas ambiental y socialmente. Por una parte, la Corte pudo comprobar que con la llegada de foráneos a la Aldea de Río Miel hubo un extraordinario aumento poblacional y, junto a la venta de predios titulados a favor de miembros de la Comunidad de Punta Piedra, se produjo una ampliación de campos de cultivo y una área deforestada cada vez mayor otrora boscosa y utilizada tradicionalmente por los garífuna. Además, la ocupación del territorio generó un problema de tenencia de tierras y, como consecuencia de ello, una situación de conflicto que introdujo violencia en la zona, caracterizada por amenazas y actos de hostigamiento, desembocando incluso en el asesinato de un líder político garífuna directamente relacionado con el conflicto de tierras[8].

 

El Estado, con el fin de encauzar los ya consolidados problemas entre ambas comunidades, efectuó diversas acciones que permitieran llevar a cabo el saneamiento de la propiedad de la Comunidad de Punta Piedra; principalmente dos comisiones interinstitucionales, un acta de entendimiento y dos actas especiales.

 

  1. Las medidas de saneamiento en los acuerdos

 

En la primera comisión interinstitucional, de abril de 2001, las partes reunidas[9] reconocieron la existencia de un problema entre las dos comunidades concretado cuando el INA concedió a la Comunidad de Punta Piedra un título de dominio pleno sin haber realizado un saneamiento del territorio correspondiente al pago de mejoras introducidas por los ladinos de Río Miel, por lo que ambas partes signaron un acta de compromiso estableciendo, inter alia, que el Estado debía cumplir con su obligación de realizar el proceso de saneamiento a favor de los Punta Piedra, consistente en: i) el pago de las mejoras de la Aldea de Río Miel para que los garífuna pudiera hacer uso de su derecho pleno a la propiedad, y ii) la reubicación de los campesinos de Río Miel con las correspondientes acciones gubernamentales para apoyar, entre otros, el derecho de vivienda, salud, educación y agua que garanticen las condiciones apropiadas de reubicación. Ante la falta de avances y debido a la que la llegada de foráneos se incrementaba así como a la tala y la venta de tierras garífuna a terceros, los representantes de la Comunidad Garífuna solicitaron la reactivación de las negociaciones para el saneamiento del territorio colectivo controvertido; pero la partida presupuestaria para pagar las mejoras correspondientes nunca fue incorporado a los presupuestos nacionales.

 

Posteriormente, en septiembre de 2006, el Estado de Honduras y los representantes de la Comunidad de Punta Piedra firmaron un acta de entendimiento que ratificó la necesidad de sanear su territorio y realizar un nuevo avalúo de las mejoras introducidas por los ladinos, siendo esta última resolución desaprobada por los habitantes de Río Miel cuando funcionarios del INA se apersonaron en el territorio ocupado. Sin embargo, en abril de 2007 el INA y representantes de la Comunidad de Río Miel suscribieron un acta especial donde el Estado se comprometió a definir el área de la aldea, ocupantes, trabajadores, origen de posesión, número de dependientes y el valor de las mejoras en el área de terreno ocupado por los ladinos, concluyendo que las mejoras útiles introducidas por éstos por concepto de viviendas y de obras sociales ascendía al equivalente de 786.316 dólares[10]. Tal como ocurrió con el acta de 2001, la partida presupuestaria no fue adoptada ni el saneamiento efectuado.

 

  1. Análisis jurídico de la obligación de sanear conforme al artículo 21 de la Convención

 

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (en adelante “la Comisión”) indicó que el saneamiento, entendido como el aseguramiento del goce y disfrute de su territorio tradicional de manera pacífica, es un componente del derecho a la propiedad colectiva.

 

Al margen de los análisis generales sobre el derecho a la propiedad colectiva y centrándonos en el saneamiento como una de las garantías para su uso y goce[11], la Corte IDH adujo que la Relatoría Especial sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU resaltó que los Estados tienen la obligación de garantizar el uso y disfrute de su propiedad, lo cual implica el saneamiento del territorio cuando éste se encuentre ocupado por terceros[12]. De los peritajes en el caso, la Corte constató que las obligaciones derivadas del saneamiento de los territorios indígenas y tribales son diversas, incluyendo la reubicación de terceros, el pago de una compensación cuando hay mejoras y la prevención de conflictos originados en la intrusión de estos terceros[13]. También fue anotado por el Tribunal que países como Colombia reconocen expresamente la obligación de saneamiento como garantía del derecho a la propiedad colectiva[14].

 

Lo anterior llevo a la Corte IDH a reafirmar

[…] la obligación del Estado de garantizar el uso y goce efectivo del derecho a la propiedad indígena o tribal, para lo cual pueden adoptarse diversas medidas, entre ellas el saneamiento. En este sentido […] el Tribunal entiende que el saneamiento consiste en un proceso que deriva en la obligación del Estado de remover cualquier tipo de interferencia sobre el territorio en cuestión. En particular, se realizará a través de la posesión plena del legítimo propietario y, de ser procedente y según lo acordado, mediante el pago de mejoras y la reubicación de los terceros ocupantes, a fin de que la Comunidad de Punta Piedra pueda hacer uso y goce pacífico y efectivo de su dominio pleno de la propiedad colectiva[15].

En el análisis del procedimiento de saneamiento planteado a nivel nacional, la Corte consideró que tras la ampliación del título de propiedad de 1999, el Estado tenía ya el deber irrebatible de sanear el territorio titulado, lo cual no realizó al no determinar claramente las zonas que supuestamente se encontraban ocupadas por terceros y, por ende, no prever y resolver los problemas de ocupación progresiva. Además, tal obligación le correspondía ejercerla de oficio y con extrema diligencia, tutelando también los derechos de terceros. Por ello, el Estado no asumió el compromiso propio de efectuar un saneamiento que cumpliera con el efecto útil de superación de las controversias y garantía de derechos a las comunidades en disputa, sino que dicho compromiso se siguió como una gestión destinada al fracaso, a pesar de haberse planteado como un acuerdo conciliatorio, el cual la Corte tuvo por idóneo por ser, a priori, una vía accesible, simple, posiblemente rápida y sencilla con la participación directa de los pueblos y con previsibles acuerdos resolutorios concretos, pero que acabó siendo un mero formalismo.

 

Por ello, la Corte IDH concluyó que Honduras era responsable de la violación del artículo 21 de la Convención en perjuicio de la Comunidad de Punta Piedra, dada la falta de garantía de uso y goce del derecho de propiedad colectiva.

 

La Comisión solicitó como medida de restitución la adopción de medidas legislativas, administrativas o de otro carácter necesarias para lograr el saneamiento efectivo acorde con su cosmovisión; por ello solicitó: i) identificar rápida y completamente el territorio invadido; y ii) reubicar a los habitantes de Río Miel de forma consensuada y pacífica de forma que no se vean afectadas la vida e integridad de sus miembros durante el proceso. Los representantes coincidieron a grandes rasgos con las demandas de la Comisión y el Estado propuso realizar un nuevo avalúo de las mejoras útiles y necesarias introducidas por los pobladores de Río Miel y, adicionalmente, destinar una partida económica con la finalidad de reubicarlos.

 

La Corte, tomando en cuenta las peticiones de las partes, estableció que, a fin de lograr una reparación integral, el Estado debía realizar el saneamiento de las tierras tradicionales tituladas a favor de la Comunidad de Punta Piedra y hacer efectiva la implementación de los acuerdos alcanzados. Para ello, se obligó al Estado a cumplir cuatro acciones concretas: i) adoptar las medidas necesarias para restituir de manera integral el territorio; ii) garantizar que los Garífuna de Punta Piedra no sufran ninguna intrusión, expansión adicional, interferencia o afectación de parte de terceros, incluyendo al Estado; iii) proceder con el pago de mejoras y reubicación de los colonos de Río Miel; y iv) valorar una posible compra o expropiación, por razones de utilidad pública o interés social, en los casos de títulos legítimos de propiedad en la región de Río Miel adquiridos con anterioridad al segundo título de propiedad.

 

Con base en lo anterior, que supuso dotar de contenido concreto a la obligación de sanear, la Corte señaló en el segundo punto dispositivo de la sentencia que

El Estado debe garantizar el uso y goce, a través del saneamiento, de las tierras tradicionales que fueron tituladas por el Estado a favor de la Comunidad Garífuna de Punta Piedra, llevando a cabo dicha obligación de oficio y con extrema diligencia […]

 

  1. Conclusión

 

Con la sentencia del Caso Comunidad Garífuna de Punta Piedra y sus Miembros, la Corte Interamericana da un importante paso en la vanguardista interpretación del derecho a la propiedad privada recogida en el artículo 21 de la Convención. Una trayectoria que inició con los pronunciamientos concernientes a la falta de reconocimiento del derecho a la propiedad de los grupos indígenas en el marco de conflictos comunitarios en Estados como Nicaragua, Surinam o, posteriormente, Ecuador y Paraguay, entre otros; y la desprotección a la que quedaban sumidas las comunidades originarias frente a terceros agentes como grupos empresariales dedicados al sector turístico o a la industria extractiva, viendo seriamente comprometida su vida e integridad individual y como grupo étnico.

 

Con la incorporación del saneamiento como obligación jurídica internacional emanada de la interpretación del artículo 21 se consolida, como ocurrió con el ya desarrollado derecho a la consulta previa, un cuerpo de garantías de uso y disfrute de aquéllos derechos tan básicos y necesarios para la supervivencia de los pueblos indígenas y tribales como lo es el derecho a poseer y disponer del territorio y sus recursos tradicionales.

 

 

 

 

 

 

[1] Corte IDH. Caso Comunidad Garífuna de Punta Piedra y sus Miembros Vs. Honduras. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 08 de octubre de 2015. Serie C No. 304.

[2] Cfr. Corte IDH. Caso Comunidad Garífuna Triunfo de la Cruz y sus Miembros Vs. Honduras. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 08 de octubre de 2015. Serie C No. 305, párr. 101.

[3] Cfr. Corte IDH. Caso de la Comunidad Mayagna (Sumo) Awas Tingni Vs. Nicaragua. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 31 de agosto de 2001. Serie C No. 79, párrs. 148 y 149; Caso de los Pueblos Indígenas Kuna de Madungandí y Emberá de Bayano y sus Miembros Vs. Panamá. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 14 de octubre de 2014. Serie C No. 284, párr. 111.

[4] Cfr. Corte IDH. Caso Comunidad Indígena Sawhoyamaxa Vs. Paraguay. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 29 de marzo de 2006. Serie C No. 146, párr.  120; Caso Comunidad Garífuna de Punta Piedra y sus Miembros Vs. Honduras, supra nota 2, párr. 165

[5] Cfr. Corte IDH. Caso del Pueblo Saramaka. Vs. Surinam. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 28 de noviembre de 2007. Serie C No. 172, párr. 91

[6] Cfr. Corte IDH. Caso de la Comunidad Moiwana Vs. Surinam. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia 15 de junio de 2005. Serie C No. 124, párrs. 131 y 209; Caso Comunidad Indígena Xákmok Kásek. Vs. Paraguay. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 24 de agosto de 2010 Serie C No. 214, párr. 109

[7] Artículo 14: “Deberá reconocerse a los pueblos interesados el derecho de propiedad y de posesión sobre las tierras que tradicionalmente ocupan. Además, en los casos apropiados, deberán tomarse medidas para salvaguardar el derecho de los pueblos interesados a utilizar tierras que no estén exclusivamente ocupadas por ellos, pero a las que hayan tenido tradicionalmente acceso para sus actividades tradicionales y de subsistencia”

[8] El fallecido Félix Ordóñez Suazo era coordinador y vocal del Patronato de la Comunidad de Punta Piedra. Anteriormente a su muerte ya había recibido amenazas por parte de pobladores de Río Miel por la titularidad de un terreno.

[9] Los allí reunidos fueron el Instituto Nacional Agrario, el Comisionado Nacional de Derechos Humanos y la Pastoral Social de la Diócesis de Trujillo

[10] Concretamente se fijó en 17.108.848,58 lempiras

[11] Para mayor información sobre las garantías del uso y goce de la propiedad colectiva, ver los párrafos 169 a 175 de la presente sentencia.

[12] Cfr. ONU, Mandato del Relator Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas, Comunicación de 10 de mayo de 2013. Disponible en: https://spdb.ohchr.org/hrdb/24th/public_-_UA_Nicaragua_10.05.13_(1.2013).pdf, consultado el 20 de diciembre de 2015

[13] Peritaje de José Aylwin rendido en la audiencia pública del Caso Comunidad Garífuna Triunfo de la Cruz y sus miembros Vs. Honduras.

[14] Cfr. Corte Constitucional de Colombia, Sentencia T-387/13, de 28 de junio de 2013, párrs. 9, 10 y 11. Disponible en: http://corteconstitucional.gov.co/relatoria/2013/T-387-13.htm, consultado el 20 de diciembre de 2015

[15] Cfr. Corte IDH. Caso Comunidad Garífuna de Punta Piedra y sus Miembros Vs. Honduras, supra nota 2, párr. 181

“Principios Rectores de Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos (Principios “Ruggie”).

Por: Nora Robledo Frías

 

En los últimos años, el apogeo del debate sobre las obligaciones de las empresas frente a las violaciones a derechos humanos cometidas en el marco de sus actividades ha venido en aumento. Por ello, es necesario estudiar una de las herramientas internacionales más significativas que ha surgido con el fin de responder a las exigencias de la globalización en la materia: los Principios Rectores de Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos (en adelante “los Principios” o “Principios Ruggie”).

 

Ante el fracaso de la primera iniciativa impulsada por las Naciones Unidas para atender la tensión entre las empresas y los derechos humanos –las denominadas Normas sobre las empresas transnacionales y otras empresas comerciales–, en 2005 se estableció un mandato para un “Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los derechos humanos y las empresas transnacionales y otras empresas” (en adelante “Representante Especial” o “el representante”) con el fin de dar inicio a un nuevo proceso.

 

Dicho mandato, a cargo del reconocido académico John Ruggie, se desempeñó en tres fases. La Primera Fase se llevó a cabo entre los años 2005 y 2007 con el objetivo de realizar el estado del arte de la materia. Para ello, se realizó un extenso programa de investigación sistemática que resultó en miles de páginas de documentación en su portal web[1] respecto a una amplia gama de temas relacionados con la materia de su mandato. Esta labor recibió una amplia difusión y permitió la consolidación de una base objetiva para el discurso actual sobre la cuestión de las empresas y los derechos humanos (ONU, 2011)[2].

 

En la Segunda Fase, realizada de 2007 a 2008, se solicitó al representante que, con base en las investigaciones realizadas en la fase primera, formulara una serie de recomendaciones para atender a los conflictos actuales en la materia. Sin embargo, éste presento una única recomendación: que el Consejo de Derechos Humanos apoyara el Marco para “proteger, respetar y remediar” que había elaborado al cabo de tres años de estudios y consultas.

 

El Marco está basado en tres principios fundamentales: i) la obligación del Estado de ofrecer protección frente a los abusos de los derechos humanos cometidos por terceros, incluidas las empresas, mediante medidas adecuadas, actividades de reglamentación y sometimiento a la justicia; ii) la obligación de las empresas de respetar los derechos humanos, lo que significa actuar con la debida diligencia para no vulnerar los derechos de terceros, y reparar las consecuencias negativas de sus actividades, y iii) la necesidad de mejorar el acceso de las víctimas a vías de reparación efectivas, tanto judiciales como extrajudiciales. (ONU, 2011) El propio Representante Especial (ONU, 2011) señaló que:

 

“cada uno de estos principios constituye un elemento esencial de un sistema interrelacionado y dinámico de medidas de prevención y de reparación: el deber del Estado de brindar protección, ya que constituye la base misma del régimen internacional de derechos humanos; la responsabilidad de las empresas de respetar los derechos humanos, por tratarse de la expectativa social más elemental en relación con las empresas; y el acceso a vías de reparación porque ni siquiera los esfuerzos mejor coordinados pueden impedir totalmente que se cometan abusos.”

 

El Consejo respaldó la recomendación y el Marco ha sido utilizado por gobiernos, empresas, sociedad civil, trabajadores, instituciones nacionales de derechos humanos e inversores. Ante el éxito del Marco, surgió la necesidad de llevar a cabo una Tercera Fase que inició en 2008 con la solicitud del Consejo de Derechos Humanos para que el Representante Especial pusiera en práctica el Marco y presentara, en forma de “Principios Rectores”, recomendaciones concretas y prácticas para su implementación.

 

Así, los Principios Ruggie se basan en extensas conversaciones con todos los grupos interesados –gobiernos, empresas, particulares, comunidades afectadas por actividades empresariales, sociedad civil y expertos en variados campos jurídicos y políticos–. Asimismo, algunos de los principios han sido puestos a prueba por lo que no solo aspiran a ofrecer orientación práctica sino también una orientación basada en experiencias reales. Aunado a ello, el propio texto de los Principios ha sido objeto de extensas consultas mediante: i) sesiones separadas con los grupos interesados, ii) presentación ante el Comité Internacional de Coordinación de las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos, iii) publicación en línea para recabar comentarios del público, iv) remisión a todos los Estados Miembros para observaciones, v) comunicaciones recibidas directamente por el Representante Especial y vi) debate en reunión multilateral de expertos y en reunión con delegaciones del Consejo de Derechos Humanos. (ONU, 2013)

 

En palabras del Representante Especial, John Ruggie (ONU, 2013),

 

“la aportación normativa de los Principios Rectores no radica en la creación de nuevas obligaciones de derecho internacional, sino en precisar las implicaciones de las normas y métodos actuales para los Estados y las empresas; en integrarlas en un modelo único lógicamente coherente e inclusivo; y en reconocer los puntos débiles del actual sistema y las mejoras posibles.”

 

El 16 de junio de 2011, en su Resolución 17/4, el Consejo de Derechos Humanos hizo suyos los Principios Rectores de Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos conocidos como “Principios Ruggie” en honor a su autor. Desde entonces, todos los grupos interesados han debatido en torno a la mejor manera de implementarlos.

 

En este contexto, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas destacó los beneficios que tendría la elaboración de Planes Nacionales de Acción (PNA), por parte de los Estados, para fomentar la adopción de los Principios Ruggie; en especial, considerando las falencias en las legislaciones nacionales, los obstáculos de carácter jurídico y práctico a las vías de resarcimiento, y la falta de gobernanza que posibilita que los perjudicados no cuenten con recursos efectivos (ONU, 2014)[3]. Así, en junio de 2014, aprobó una Resolución exhortando  a los Estados miembros a formular Planes Nacionales de Acción (PNA) para implementar los Principios Rectores.

 

De los profusos beneficios que conseguiría la participación de gobiernos en una estrategia estructurada y común a todas las entidades gubernamentales, orientada a resolver los problemas derivados de las actividades empresariales y los derechos humanos que implica esta incitativa, Mehra (2015)[4] reconoce tres como los más promisorios en lo que respecta al reforzamiento de la protección a los derechos humanos: i) Superar las diferencias de poder y acceso que, a menudo, impiden que quienes se ven afectados negativamente por la actividad empresarial puedan exigir un lugar en la mesa de decisiones; ii) Crear un diálogo en todos los ámbitos del gobierno que podría dar impulso a nuevas ideas en sectores gubernamentales que consideran la cuestión de las empresas y los derechos humanos como poco relevante o insignificante, y iii) Crear una agenda progresista de promoción y defensa de los derechos humanos.

 

En todo caso, tal como señaló el profesor John Ruggie, mentor de los Principios Rectores, la adhesión a los éstos por el Consejo de Derechos Humanos no representó el fin, sino apenas el “fin del comienzo”. De ser así, los PNA deberían considerarse como una herramienta para avanzar más allá de ese comienzo. (ONU, 2011)

 

Sin embargo, ante la falta de compromiso por parte de los distintos actores y la creciente necesidad de responder a las diversas violaciones a derechos humanos derivadas de las actividades empresariales, sobre todo aquellas relacionadas con la industria extractiva; en junio de 2014, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU decidió elaborar un instrumento jurídicamente vinculante sobre empresas transnacionales y otras empresas con respecto a derechos humanos (López, 2015)[5].

 

Así, mediante Resolución A/HRC/26/9, el Consejo de Derechos Humanos estableció:

 

“[…] un Grupo de Trabajo Intergubernamental de Composición Abierta sobre las empresas transnacionales y otras empresas comerciales en materia de derechos humanos (en adelante “Grupo de Trabajo”), cuya misión será elaborar un instrumento internacional jurídicamente vinculante para regular las actividades de las empresas transnacionales y otras empresas en el derecho internacional de los derechos humanos” (ONU, 2014)[6].

 

El primer periodo de sesiones del Grupo de Trabajo tuvo lugar del 6 al 10 de julio de 2015 en el Palacio de las Naciones en Ginebra y tuvo el objetivo fue discutir los temas que deberían ser abordados por un potencial instrumento vinculante sobre empresas y derechos humanos. Si bien, hubo un consenso general respecto a la necesidad de que los Principios Ruggie se mantuvieran como un referente jurídico importante, la discusión fue polémica en relación con el alcance que debe tener el posible tratado (Valencia, K, 2015)[7].

 

De esta manera, por primera vez, se dio inicio a un proceso intergubernamental en el ámbito de las Naciones Unidas que preparé el terreno para la adopción de un instrumento jurídicamente vinculante que finalmente responda a la imperante necesidad de regular las obligaciones de las empresas para responder a las violaciones a derechos humanos cometidas en el ámbito de sus actividades, así como el deber de los Estados de monitorear el efectivo cumplimiento de las mismas.

 

[1] Véase: Business and Human Rights Resource Center, UN Secretary-General’s Special Representative on business & human rights [en línea]. Disponible en: <http://business-humanrights.org/en/un-secretary-generals-special-representative-on-business-human-rights> (Visitada 18 de diciembre 2015).

[2] Véase: ONU, 2011, Consejo de Derechos Humanos, Informe del Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los derechos humanos y las empresas transnacionales y otras empresas, John Ruggie, A/HRC/17/31, 21 de marzo de 2011.

[3] Véase: ONU, 2014, Consejo de Derechos Humanos. Resolución 26/22 sobre los derechos humanos y las empresas transnacionales y otras empresas. A/HRC/26/L.1., 27 de junio de 2014.

[4] Véase: Mehra, A., 2015. Más allá del comienzo: el movimiento por los Planes Nacionales de Acción en materia de empresas y derechos humanos. Aporte DPLF, Revista de la Fundación para el Debido Proceso, Derechos Humanos y Empresas, 20 (8), pp. 7-8.

 

[5]  Véase: López, C., 2015. Empresas y derechos humanos: hacia el desarrollo de un marco jurídico internacional. Aporte DPLF, Revista de la Fundación para el Debido Proceso, Derechos Humanos y Empresas, 20 (8), pp. 4-6.

[6] ONU. Asamblea General. Elaboración de un instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre las empresas transnacionales y otras empresas con respecto a los derechos humanos. Resolución 26/9. A/HRC/RES/26/9, 14 de julio de 2014

[7] Véase: Valencia, K., 2015, DPLF participa de la primera sesión del IGWG sobre las empresas transnacionales y otras empresas con respecto a los derechos humanos. Aporte DPLF, Revista de la Fundación para el Debido Proceso, Derechos Humanos y Empresas, 20 (8), pp. 12.

“Ciberterrorismo. Naturaleza y alcances de una nueva amenaza”.

Por: Jesús Edmundo Coronado Contreras.

 

Desde los ataques a Nueva York y Washington en 2001, pasando por lo ocurrido en Madrid, Moscú y Londres, hasta llegar a lo sucedido en París, por mencionar solamente algunos de los ataques más significativos, el terrorismo se ha convertido en un problema que se encuentra dentro de los primeros de la agenda mundial.

 

Es oportuno mencionar que el terrorismo a nivel histórico no se limita a los hechos acaecidos durante este siglo, los revolucionarios rusos, el Septiembre Negro o los combates en Irlanda del Norte demuestran que el terrorismo ya tiene tiempo en el panorama internacional. Al remitirnos al presente, no podemos ignorar que nos hayamos en una era donde la tecnología tiene un papel cada vez más importante en la vida diaria. El llamado “ciberespacio” se vislumbra como un universo paralelo al mundo real. El terrorismo no es ajeno a esto. Ahora bien, si es complejo referirnos al “terrorismo convencional”, el ciberterrorismo entraña un problema todavía más difícil de afrontar, debido a las ventajas que tiene en relación con el terrorismo, ya que realizar ataques a medios electrónicos o por medio de ellos, permite una serie de ventajas para sus autores, como lo son, por mencionar solamente algunas, la facilidad de conservar el anonimato y la difusión de información es todavía más simple cuando se realiza por las ahora populares “redes sociales”, un simple “twit” puede llegar a una mayor audiencia que cualquier medio impreso.

 

Los ataques en ciberespacio pueden tener un impacto mayor, ya que los dichos ataques pueden consistir en desinformar, extraer información, denegar servicios o destruir. Las consecuencias pueden ser económicas, sociales y políticas. En su obra “El futuro digital”, Eric Schmidt y Jared Cohen afirman que la actividad terrorista futura incluirá aspectos físicos y virtuales, desde el reclutamiento a la implementación[1].  Un caso significativo es el ocurrido en 2007 en Estonia, donde una persona de tan sólo 20 años pudo crear caos. Dicho país sufrió de varios asaltos informáticos contra bancos, empresas, escuelas, instituciones y organismos públicos. Los ataques tuvieron graves consecuencias en un país, donde alrededor del 60% de su población se conecta diariamente a Internet para realizar distintas actividades. La razón de los asaltos yacía en que en abril de 2007 las autoridades estonias habían procedido a reubicar un monumento erigido en honor a los soldados soviéticos caídos durante la ocupación nazi de Tallin, los ataques cibernéticos eran una represalia[2].La mayor parte de los ataques consistieron en denegación de servicios, el impacto se prolongó por semanas y el Ministro de Defensa, Jaak Aaviksoo, catalogó los ataques como terroristas[3].Lo anterior, se debe al grado de organización de los ataques y en los daños generados.

 

En la doctrina encontramos diversas definiciones y aproximaciones al término ciberterrorismo, sin la existencia de una definición única. Iván González Amado menciona que muchos centran la noción en el elemento cibernético –con lo cual se amplían peligrosamente sus términos para incluir como autor de la conducta a cualquiera que penetra la red informática-, mientras que otros dan especial relevancia al elemento terror, con lo cual se quedan en el campo de la realidad material, desconociendo la posibilidad de que la realidad virtual desencadene efectos similares[4]. La definición más simple la entrega Dorothy Denning al decir que es la convergencia entre terrorismo y ciberespacio. Scott Berinato, lo define como el acto criminal perpetrado a través de computadoras que resulta en violencia, muerte y/o destrucción y crea terror con el propósito de coaccionar a un gobierno a cambiar sus políticas[5]. El Departamento de Defensa de los Estados Unidos lo entiende como el uso ilegal o la amenaza del uso ilegal de la fuerza o la violencia contra individuos o propiedad, para coaccionar o intimidar gobiernos o sociedades, a menudo para conseguir objetivos políticos, religiosos o ideológicos[6].

 

De la última podemos desprender que debido a su amplitud lleva a que no se requiera el uso de la tecnología o medios de información. Sin embargo, la visión norteamericana consiste en que el ciberterrorismo puede llegarse no solamente con la utilización de redes de información, sino atacando la infraestructura de las mismas, es decir, podría reputarse como ciberterrorista, un ataque que afectara físicamente los cables dedicados a la transmisión de información, con lo cual parece perderse la esencia de la conducta que se analiza, caracterizada por la utilización del “mundo virtual” para el logro de los objetivos terroristas, dejando al campo del terrorismo tradicional los ataques y efectos ocurridos en el mundo material[7].

Igualmente, existe discrepancia entre considerar al ciberterrorismo como una actividad forzosamente grupal o individual. Dan Verton, refiere que el terrorismo tiene tanto manifestación personal como de grupo, dejando de lado el contexto internacional. Otros puntos de controversia, es el relativo a que no todos los actos de cibercrimen pueden constituir actos de ciberterrorismo, postura que sostiene Jeffrey Addicott[8]. Este autor refiere que un ataque cibernético puede ser utilizado para destruir no sólo los elementos electrónicos, sino también la infraestructura que mantiene integrada a una nación, refiriendo en este punto específico los sistemas de aprovisionamiento de agua y energía, transporte y sistema financiero así como los servicios de emergencia que están electrónicamente controlados por una red centralizada[9]. Expertos en la materia como Eric Schmidt y Jared Cohen, exponen que el ciberterrorismo, como término data de los años ochenta, y lo definen como ataques con motivación política o ideológica sobre la información, los datos de usuario o los sistemas informáticos dirigidos a producir consecuencias violentas[10].

La labor de los terroristas se ha visto simplificada gracias a la tecnología y sus resultados se pueden constatar a simple vista, ya que un simple puñado de nuevos reclutas expertos en informática Boko Haram se ha transformado en la organización terrorista más peligrosa de África occidental en tiempos recientes.

 

Se ha simplificado en otras áreas, ya que en vez de mantener personas cautivas en la selva, como acostumbraban algunas guerrillas como las FARC o grupos similares, estos grupos preferirán un menor riesgo y responsabilidad teniendo rehenes virtuales. Para los grupos extremistas hay ventajas claras en los ciberataques: poco o ningún riesgo de daños personales, necesidad mínima de recursos y oportunidades para infligir un daño masivo[11].

 

Si bien es cierto que el terror dominante seguirá siendo el de las armas de destrucción masiva, no debe descartarse que un futuro 11 de septiembre puede no requerir explosiones de bombas coordinadas o secuestros, sino ataques coordinados en el mundo físico y virtual de proporciones catastróficas, cada uno pensado para explotar debilidades específicas de nuestros sistemas[12].

 

El gran problema en el futuro será que los terroristas tendrán un margen de ventaja mayor, ya que puede no ser la disposición de sus miembros a morir por la causa sino cual será su dominio de la tecnología el que represente un peligro. Varias plataformas ayudarán a los grupos terroristas en la planificación, movilización, ejecución y, más importante, en el reclutamiento[13].

 

Los grupos terroristas ya no tendrían que reunirse físicamente para planificar sus ataques. Las redes sociales se han convertido en una herramienta ideal para reclutar nuevos voluntarios, recaudar fondos, dar a conocer sus hazañas y logros, conseguir información, perpetuar ataques, etc.[14] De hecho, la mayor parte de los grupos terroristas cuentan con al menos un espacio de interacción en la red, ya sea por medio de sitios oficiales o webs creadas y administradas directamente por miembros de la organización, cuyo dominio cambia constantemente o que cuentan con sitios subsidiarios en distintos idiomas como es el caso de Hamás, que no se limita al árabe ya que cuenta con vertientes en inglés, francés, ruso, malayo, urdu y farsi. También estos grupos recurren a los llamados foros, sitios donde miembros destacados de la organización se registran para difundir sus comunicados, muchas veces estos foros se encuentran restringidos mediante contraseñas o censura interna de los administradores dependiendo el rango que se tenga al interior de la organización[15].

 

Pese a las ventajas de los anteriores, en tiempos recientes, los grupos terroristas de lo que más se han válido es de las redes sociales. El impacto de Twitter es enorme: una red social que permite comunicar al instante a cientos de miles de sus componentes, simplemente publicando un “post”, los mensajes para cualquiera de estos “microblogs” pueden enviarse desde la web, desde un teléfono móvil vía SMS o incluso desde los sistemas de mensajería instantánea con una facilidad asombrosa[16]. También debemos puntualizar que redes sociales como Facebook también han sido explotadas por grupos terroristas, caso similar al de las páginas de alojamiento de vídeos o archivos, entiéndase Youtube, Internet Archive, World TV o Megaupload, donde suelen esconder miles de archivos y vídeos de grupos armados[17].

 

Sin embargo, el avance terrorista no se ha detenido en las anteriores, dada la importancia del marketing digital, es posible que, cada vez más, los grupos terroristas intentaran infiltrarse en compañías de telefonía móvil y de Internet. Algunos grupos islamistas ya lo han intentado. Maajid Nawaz, un antiguo líder de Hizo ut-Tahrir (HT) (un grupo extremista global que busca derrocar los gobiernos de mayoría musulmana mediante goles militares y la creación de un súper estado islamista a nivel mundial), afirma que la organización tenía la política de buscar reclutas entre los empleados de compañías de telefonía móvil[18].

 

Igualmente, resulta oportuno destacar que los grupos terroristas han introducido el uso de la tecnología dentro de actividades que ya proporcionaban anteriormente. Un ejemplo de ello, son Hamas y Hezbollah, que son grupos que tienden a conseguir apoyo de la comunidad, ya que proporcionan servicios que el Estado no quiere o no puede ofrecer adecuadamente, lo cual ha servido para fortalecer su credibilidad y la lealtad de sus bases. Hamas podría desarrollar un conjunto de aplicaciones para los teléfonos inteligentes  baratos que todo el mundo usa, ofreciendo todo, desde información sobre sanidad hasta transacciones de dinero o juegos para los niños[19].

 

A medida que la conectividad global crece se hace a los grupos extremistas más peligrosos y capaces, y en consecuencia las soluciones tradicionales serán cada vez más ineficaces.  Los campos de formación terrorista actuales pueden a veces ser identificados por satélite; los campos de entrenamiento cibernéticos no se distinguirán de los cibercafés[20].  Por ejemplo, una banda de narcotraficantes de un cártel mexicano puede compartir la información valiosa sobre redes de contrabando de armas con un extremista islamista a cambio de dinero o introducirse en un nuevo mercado para el cártel. Cuando ambos grupos llegan a un acuerdo beneficioso para ambos, los dos pueden usar su teléfono móvil para informar a su organización de la nueva colaboración[21].

 

Parte de la solución a estas posibles amenazas se encuentra en la misma tecnología, por ejemplo, la utilización de dispositivos cargados con malware permitiría rastrear la actividad de cada teléfono; estos teléfonos estarían diseñados para conocer secretos fácilmente sin el conocimiento de los reclusos. Sin embargo, una solución de semejante índole requiere tener en cuenta el respeto a los derechos fundamentales. Eric Schmidt y Jared Cohen sugieren que el equivalente en el futuro digital a un brazalete de tobillo sería un software impuesto por el gobierno que registrase y restringiera la actividad online del recluso, no sólo para los casos obvios como agresores infantiles (cuya actividad de Internet se restringe en ocasiones como una condición de libertad condicional) sino para todos los criminales convictos mientras dure su libertad condicional[22]. Una medida preventiva que puede ser empleada para evitar toda amenaza.

 

Sin embargo, pese a medidas preventivas de tal envergadura sigue siendo difícil identificar en muchas ocasiones a los orquestadores de los ataques, ya que muchos de sus ejecutores y planificadores no son grupos terroristas, es más ni siquiera organizaciones criminales. Por ejemplo, ni Wikileaks ni grupos como Anonymous son organizaciones terroristas, aunque hay quien cree que los hackers que realizan actividades como robar y publicar información personal y clasificada online podrían serlo. Un caso significativo es el arresto del cofundador de Wikileaks, Julian Assange, en diciembre de 2010, encendió un frenesí de atentados por todo el mundo, particularmente entre muchos activistas, hackers y expertos informáticos que pensaban que la persecución por los cargos de acoso sexual de los acusadores era por motivos políticos. Justo después, una serie de cibertataques inutilizaron, entre otros, los sitios Web de Amazon, que había revocado a Wikileaks el uso de sus servidores. Y MasterCard y PayPal, que habían parado ambos de procesar donaciones para Wikileaks[23].

 

Debido a que es muy difícil confirmar los orígenes de los ciberataques, la capacidad del objetivo para responder de manera adecuada es todavía bastante difícil, independientemente de quien o quienes reclamen la responsabilidad. A esta confusión hay que añadir toda una nueva dimensión a las campañas de desinformación, y no hay duda de que tanto los Estados como los individuos se aprovecharán de ella.

 

La prevención suele ser la mejor herramienta de protección, durante años, agencias tales como la Defense Advance Research Projects Agency (DARPA) del Pentágono y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) han reclutado individuos con talento en lugares como la conferencia de seguridad informática Black Hat y la convención de hacker DefCon[24]. De esa forma sustraen del mercado a posibles reclutas de organizaciones terroristas.

 

Situaciones como la pobreza, la marginación, humillación, falta de movilidad, y sobre todo la carencia de oportunidades o en algunos casos extremos, simple aburrimiento, hacen que los jóvenes sean muy susceptibles a la influencia de otros. En un contexto social de represión y en entorno cultural que fomenta el extremismo, el resentimiento generado promueve la radicalización. Lo anterior, aplica tanto en el caso de un joven de barrio sin ningún tipo de educación como en el de estudiantes universitarios que no ven oportunidades para ellos al finalizar su carrera.  Lo que la juventud radicalizada busca a través de las conexiones virtuales proviene de la experiencia en el mundo físico, es decir, abandono, abuso, aislamiento, rechazo y soledad. Buscar mecanismos que prevengan que personas con este perfil caigan primeramente, en la radicalización y posteriormente puedan ser captados por grupos terroristas es una primera medida de prevención.

 

La fuerza militar tampoco sirve. Los gobiernos han tenido en general un cierto éxito en la captura y eliminación de terroristas pero han sido menos eficaces en cuanto a contener el flujo de reclutas[25]. Pero no podemos ni debemos esperar a recurrir a la fuerza para poder contener estas amenazas, cuando pueden ser eliminadas desde su inicio. Al respecto, resulta oportuno referirnos a las palabras del General Stanley McChrystal, ex Comandante de las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Afganistán que al referirse a la forma de derrotar el terrorismo mencionaba:

 

“Lo que derrota el terrorismo es en realidad dos cosas. Es el principio de legalidad y es la oportunidad para las personas. Por tanto, si usted tiene un gobierno que le permite tener un estado de derecho, usted tiene un entorno en que es difícil ejercer el terrorismo. Y si usted tiene una oportunidad en la vida para las personas, que incluye educación y la oportunidad de tener un trabajo, entonces usted eliminará la principal causa del terrorismo. Así en realidad la forma de derrotar el terrorismo no es mediante ataques militares, es conseguir las condiciones básicas”.

 

Si podemos garantizar un estado de Derecho y oportunidades de desarrollo tendremos ya gran parte de la solución a un problema cada vez mayor en nuestros días. La necesidad de un marco jurídico adecuado es vital, una regulación que contemple un equilibrio entre crear sistemas de seguridad, prevención y generación de oportunidades pero que estos no atenten contra los derechos fundamentales de las personas, si bien es el ideal, es un ideal posible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] SCHMIDT Eric y Cohen, Jared, “El futuro digital”, p. 195.

[2] INSTITUTO NACIONAL DE TECNOLOGÍAS DE LA COMUNICACIÓN. “Ciberterrorismo: una amenaza real y creciente”. Observatorio de la Seguridad de la Información, 2007, p.2.

[3] EL PAIS. “La crisis entre Estonia y Rusia llega a Internet”. Diario EL PAIS de fecha 17 mayo 2007 http://www.elpais.com/articulo/internet/crisis/Estonia/Rusia/llega/Internet/elpeputec/20070517elpepunet_4/Tes .

[4] GONZÁLEZ AMADO, Iván, “Ciberterrorismo. Una aproximación a su tipificación como conducta delictiva”, p. 28.

[5] BERINATO, Scott, “Cibersecurity – The truth about Cyberterrorism”.

[6] Citado por GORDON, Sarah, “Cyberterrorism?”.

[7] GONZÁLEZ AMADO, Iván, op. cit., p. 32-33.

[8] ADDICOTT, Jeffey, “Cases and material on terrorismo law”.

[9] GONZÁLEZ AMADO, Iván, op. cit., p.36.

[10] SCHMIDT, Eric y COHEN, Jared, op. cit., p. 198.

[11] Ibíd, p. 199.

[12] Ibíd. p. 200.

[13] Ibíd, p. 201.

[14] SÁNCHEZ MEDERO, Gema, “El Ciberterrorismo: De la Web 2.0 al Internet Profundo”, La Venganza de la Geopolítica: Ciberterrorismo, Crimen Organizado, Tensiones Regionales, Revista Ábaco, 2ª. Época, Volumen 3, Número 85, 2015, p. 101.

[15] Ibíd, p. 102.

[16] Ibíd.

[17] Ibíd, p.103.

[18] SCHMIDT, Eric y COHEN, Jared, op. cit., p. 202 y 203.

[19] Ibíd, p. 203.

[20] Ibíd, p. 212.

[21] Ibíd, p. 206.

[22] Ibíd.

[23] Ibíd, p. 208.

[24] Ibíd, p. 214 y 215.

[25] Ibíd, p.228.

“Corrupción, transparencia y verdad en México”.

Por: Carlos Martín Gutiérrez González

 

Con la creación del llamado “Sistema Nacional Anticorrupción”, se presenta la posibilidad de avanzar, aunque de manera gradual, hacia la vigencia del Estado de Derecho. La publicación en el Diario Oficial de la Federación, el 27 de mayo de 2015, del decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de combate a la corrupción[1], abre las puertas para emprender nuevos derroteros que conduzcan al país hacia la reconstrucción de su tejido social y de los cimientos institucionales, tan dañados durante décadas.

Sin embargo, la reforma representa sólo un esfuerzo, inicial y parcial, de rediseño institucional que pretende cimentar, desde la Constitución, un sistema eficaz de combate a la corrupción, como uno de los pilares que sustenten a un “nuevo” Estado de Derecho constitucional y democrático.

En el mencionado decreto de reforma, se crean nuevas instituciones, se refuerzan otras y se amplían sus facultades y competencias. Sin menospreciar el resto de ellas, considero que las principales modificaciones se encuentran en los artículos 113, 109, 79 y 73 constitucionales. Esta enumeración arbitraria de mi parte, creo, puede contribuir a un mejor entendimiento de la reforma aquí analizada. Ese será el orden en el que expondré mi estudio sobre cada uno de los artículos antes mencionados.

El nuevo artículo 113 es el corazón de la reforma anticorrupción, por lo menos desde el punto de vista jurídico. En él se crea el Sistema Nacional Anticorrupción como “la instancia de coordinación entre las autoridades de todos los órdenes de gobierno competentes” en la fiscalización, prevención, detección y sanción de responsabilidades de quienes incurran en faltas administrativas y en hechos de corrupción.

Asimismo, la fracción I instituye al Comité coordinador del Sistema, compuesto por los titulares de la Auditoría Superior de la Federación; de la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción; de la Secretaría del Ejecutivo Federal responsable del control interno (hoy conocida como la Función Pública); por el presidente del Tribunal Federal de Justicia Administrativa; el presidente del organismo garante que establece el artículo 6º. Constitucional; así como por un representante del Consejo de la Judicatura Federal y otro del Comité de Participación Ciudadana.

Respecto de este último órgano, la fracción II del nuevo artículo 113 constitucional ordena que “deberá integrarse por cinco ciudadanos que se hayan destacado por su contribución a la transparencia, la rendición de cuentas o el combate a la corrupción y serán designados en los términos que establezca la ley”.

La fracción III establece las facultades genéricas del Comité Coordinador del Sistema, remitiendo los detalles reglamentarios a la ley general. No obstante, creo que una armónica combinación y coordinación en el ejercicio de las facultades y las competencias, así como la integridad de las diversas instancias y autoridades involucradas en el nuevo sistema puede llegar, en el mediano y largo plazos, a generar efectos positivos en el afianzamiento de una cultura de rendición de cuentas y combate a la corrupción que modifique radicalmente la conducta de los agentes del poder y de los operadores, tanto políticos como jurídicos, para lograr la efectiva vigencia de un auténtico Estado de derecho constitucional y democrático en México.

La primera modificación al artículo 109 constitucional consiste en la inclusión de los “particulares que incurran en hechos de corrupción” como sujetos de investigación y sanción, lo cual no es completamente “novedoso”, debido a que el 11 de junio de 2012 fue publicada en el Diario Oficial de la Federación la Ley Federal Anticorrupción en Contrataciones Públicas en la que ya se contempla a los particulares que celebren contratos con el sector público y realicen transacciones comerciales en el ámbito internacional, como sujetos de sanciones administrativas por incurrir en actos de corrupción. Ciertamente, resulta alentador que ahora sean incluidos desde la propia Constitución, junto con los servidores públicos, como sujetos ya no sólo de sanciones por infracciones administrativas sino también, en materia penal cuando incurran en hechos de corrupción.

En efecto, en el artículo 2 de la Ley Federal Anticorrupción[2] en materia de Contrataciones Públicas, establece que son sujetos de la misma. Ahora bien, en el nuevo artículo 109 se conserva la posibilidad de sancionar penalmente a los servidores públicos, incluyendo aquellos casos de enriquecimiento ilícito. Estamos ante un precepto rara vez aplicado en la realidad, y que resulta fundamental para recuperar un auténtico Estado de Derecho, combatiendo la impunidad, pues contempla no sólo los actos o faltas de los servidores públicos para enriquecerse de manera ilegal e ilegítima, sino también aquellos hechos antijurídicos que cometan a través de “interpósita persona” cuando “aumenten su patrimonio, adquieran bienes o se conduzcan como dueños sobre ellos, cuya procedencia lícita no pudiesen justificar. Las leyes penales sancionarán con el decomiso y con la privación de la propiedad dichos bienes, además de las otras penas que correspondan”.

Si reunimos los principios señalados tanto en la fracción III del artículo 109, como en el primer párrafo del diverso 134 constitucionales, tenemos que los parámetros jurídicos de legalidad, lealtad, eficiencia, imparcialidad, eficacia, economía, transparencia y honradez. Que deben observar los servidores públicos, y toda persona física o moral que reciba recursos del erario.

A partir de la reforma constitucional en materia de Derechos Humanos, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 10 de junio de 2011:

“Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley.”

Las obligaciones de las autoridades para con los gobernados están determinadas no sólo por la satisfacción del interés social y la observancia de normas de orden público, sino también por el respeto, la protección y la garantía de los derechos humanos de todos, en lo colectivo, y de cada uno en lo individual.

Los otros dos principios conservados en la reforma constitucional del 27 de mayo de 2015 son los de la autonomía de los procedimientos y el derecho fundamental conocido como non bis in ídem (nadie puede ser juzgado ni sancionado dos veces por el mismo hecho, falta, infracción o delito). Esto es, las responsabilidades de distinta índole: política, penal y/o administrativa, pueden ser fincadas contra los servidores públicos (y los particulares) que incurran en ellas a partir de una misma falta o infracción, en procedimientos separados, autónomos, sin que ello implique incurrir en un doble o triple juicio o proceso disciplinario.

En el nuevo artículo 109[3] se distingue entre las faltas administrativas no graves de las que sí se considerarán graves.

Antes de esta reforma, los órganos internos de control llevaban el procedimiento administrativo disciplinario, luego de la reforma y ya que se haya emitido la legislación secundaria prevista en los transitorios del decreto publicado el 27 de mayo de 2015, por lo menos en lo que hace a las faltas graves, los órganos internos de control dejarán de ser juez. Este papel, como resulta evidente, lo jugarán los tribunales de justicia administrativa que resulten competentes, sea en el orden federal o en el local. De esta manera, tanto la Auditoría Superior de la Federación como los órganos internos de control podrán concentrarse más, según el caso, en su papel de investigadores o auditores.

Otra novedad de la reforma constitucional en materia de combate a la corrupción es la adición de la fracción IV al artículo 109 de nuestra Ley Fundamental en la que se le otorga la atribución a los tribunales de justicia administrativa del país (en el orden federal y en el local) de imponer:

“a los particulares que intervengan en actos vinculados con faltas administrativas graves, con independencia de otro tipo de responsabilidades, las sanciones económicas; inhabilitación para participar en adquisiciones, arrendamientos, servicios u obras públicas, así como el resarcimiento de los daños y perjuicios ocasionados a la Hacienda Pública o a los entes públicos federales, locales o municipales”.

México sigue en espera de que “las reformas que el país necesita” surtan algún efecto positivo sobre su vida social e institucional. El problema de fondo tiene varios aspectos que sería importante analizar. Por un lado, la reforma constitucional aquí aludida deja espacios de discrecionalidad que permitirán, en mayor o menor grado, que los corruptos continúen impunes. En primer lugar, las nuevas disposiciones constitucionales dejan a salvo del escrutinio del nuevo sistema al poder judicial, tanto en el orden local como en el federal. Aunque el Consejo de la Judicatura Federal tendrá un representante en el Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción, los órganos jurisdiccionales de los poderes judiciales, tanto federal como locales, sólo podrán ser investigados por los respectivos consejos de la judicatura; es decir, los problemas de corrupción, desde el punto de vista de los mecanismos reguladores y disciplinarios en los poderes del Estado, seguirán prácticamente igual, a menos que la legislación secundaria mejore significativamente las bases constitucionales.

 

El derecho a la información, la transparencia y la rendición de cuentas como elementos esenciales del combate a la corrupción.

Es incontestable que todo Estado constitucional y democrático de derecho se debe a las personas que conforman la sociedad en la que aquél ejerce el poder público. Y éste, como bien señala el artículo 39 de nuestra Ley Fundamental, dimana del pueblo y se instituye para su beneficio.

A partir de la reforma constitucional que en materia de derechos humanos fue publicada el 10 de junio de 2011, y en la que se dispone, que “en los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece”, se ha venido registrando una expansión sin precedentes del ámbito de ejercicio y protección de los derechos fundamentales a favor de quienes se ubiquen en el territorio mexicano, sea de manera permanente o temporal.

Y no solamente se amplía y fortalece el núcleo de los derechos, sino que también se instituyen deberes y obligaciones de parte de las “autoridades” y del propio Estado, como un todo, en materia de las prerrogativas fundamentales de todos y todas. Como lo hemos señalado en párrafos anteriores, así lo ordena el tercer párrafo del artículo primero de la Constitución mexicana[4].

Congruente con esta disposición de la más alta jerarquía normativa, la última oración del primer párrafo del artículo 6º de la constitución[5] indica: “El derecho a la información será garantizado por el Estado”.

Los principios y los objetivos de la Ley son ciertamente loables, se fijan la certeza, la eficacia, la imparcialidad, la independencia, la legalidad, la máxima publicidad, la objetividad, el profesionalismo y, por supuesto, la transparencia. Respecto de los segundos, la Ley no sólo reglamenta la dimensión sustantiva del derecho a la información, sino que define la dimensión adjetiva y se propone cumplir con un conjunto de objetivos de índole procedimental, permanentes y progresivos, a partir del establecimiento de “las bases mínimas que regirán los procedimientos para garantizar el ejercicio del derecho de acceso a la información”.

Si bien es cierto que el escrutinio de la comunidad internacional, la presión de las organizaciones sociales independientes respecto del Estado y las decisiones de órganos jurisdiccionales supranacionales han forzado al gobierno mexicano a adoptar políticas, a reformar instituciones, a actualizar su orden jurídico, en aras de la protección y respeto de los derechos humanos, así como de la liberalización y apertura económica, la alternancia política y la transición, aparente al menos en lo formal, hacia un sistema democrático, los resultados prácticos en la vida cotidiana de la nación han dejado mucho qué desear. Esperemos que éste no sea el caso y que, con el paso del tiempo, realmente ejerzamos nuestro derecho a la verdad, mediante mecanismos de información transparentes, abiertos y seguros, en los que no prevalezca la censura ni amenaza alguna de represalias. Porque esgrimir razones de seguridad nacional para denegar el acceso libre a información pública ha sido una tendencia recurrente. Sin embargo, existen criterios jurisprudenciales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, así como los establecidos en diversas resoluciones del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), máxima autoridad en la materia, en el sentido de que en tratándose de violaciones graves a los derechos humanos, como sería el caso de la desaparición forzada de personas, no procede la denegación de la información requerida por los particulares, aunque existan elementos que pudieran afectar cuestiones relativas a la seguridad nacional[6].

[1] Consúltese: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/ref/cpeum_crono.htm

[2] Artículo 2 de la Ley Federal Anticorrupción: I. Las personas físicas o morales, de nacionalidad mexicana o extranjeras, que participen en las contrataciones públicas de carácter federal, en su calidad de interesados, licitantes, invitados, proveedores, adjudicados, contratistas, permisionarios, concesionarios o análogos;

  1. Las personas físicas o morales, de nacionalidad mexicana o extranjeras, que en su calidad de accionistas, socios, asociados, representantes, mandantes o mandatarios, apoderados, comisionistas, agentes, gestores, asesores, consultores, subcontratistas, empleados o que con cualquier otro carácter intervengan en las contrataciones públicas materia de la presente Ley a nombre, por cuenta o en interés de las personas a que se refiere la fracción anterior;

III. Las personas físicas o morales de nacionalidad mexicana que participen, de manera directa o indirecta, en el desarrollo de transacciones comerciales internacionales en los términos previstos en la presente Ley, y

  1. Los servidores públicos que participen, directa o indirectamente, en las contrataciones públicas de carácter federal, quienes estarán sujetos a responsabilidad en términos del Título Cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

 

[3] “las faltas administrativas graves serán investigadas y substanciadas por la Auditoría Superior de la Federación y los órganos internos de control, o por sus homólogos en las entidades federativas, según corresponda, y serán resueltas por el Tribunal de Justicia Administrativa que resulte competente. Las demás faltas y sanciones administrativas, serán conocidas y resueltas por los órganos internos de control.”

 

[4] Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley.

 

[5] Toda persona tiene derecho al libre acceso a información plural y oportuna, así como a buscar, recibir y difundir información e ideas de toda índole por cualquier medio de expresión

[6] Véase, como ejemplo, la resolución recaída al recurso de revisión ante el INAI, con número de expediente RDA 0617/15, que revoca la denegación emitida por la PGR respecto del caso conocido como Ayotzinapa, en: http://consultas.ifai.org.mx/Sesionessp/Consultasp

“Hablemos de violencia en contra del adulto mayor”.

Por: Georgina Inés Angeles Bravo.

A nivel mundial enfrentamos el envejecimiento poblacional más importante en toda la historia de la humanidad y penosamente, una señal más de alerta para los problemas de violencia que se viven a nivel nacional, encontramos entre ellos y con mayor incremento las agresiones en contra de los adultos mayores, que aumentan cada día en nuestro país.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señala que a nivel nacional, de los 112.3 millones de habitantes que contabilizó el Censo de Población y Vivienda 2010, 10.1 millones son personas adultas mayores, lo que representa 9.0%, es decir, casi 1 de cada 10 habitantes del país.[1]

Se estima que en el año 2050, se habrá triplicado el número de personas mayores de 60 años, uno de cada cuatro mexicanos será adulto mayor, entonces, tenemos que atender este problema de violencia que se ejerce en su contra, realizada por familiares, amigos y la propia sociedad sin respetar edad, sexo, condición económica y social.

México, tuvo un importante cambio de paradigma con la reforma Constitucional, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 10 de junio de 2011, con este cambio se resalta la importancia del reconocimiento de los Derechos Humanos. Por ello, el nombre “De los Derechos humanos y sus garantías”, así como la utilización del principio “pro persona” como rector de la interpretación y aplicación de las normas jurídicas, mismas que serán utilizadas cuando favorezcan y brinden mayor protección a las personas.

En este tenor, el Estado es quien debe de garantizar la seguridad y protección de los derechos humanos de todos; como lo señala el párrafo tercero del artículo 1º constitucional, “todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos”.[2]

De conformidad con lo señalado, también se encuentra la obligación de prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones de derechos humanos.

Está situación es difícil de realizar, nuestro país es un foco rojo, la agresión desmedida que se está viviendo a nivel nacional y debido a la ausencia generalizada de valores, indiferencia hacia el más desprotegido, el dolor humano no importa, son patrones de conductas aprendidas de violencia, adicciones al alcohol o las drogas, detonantes principales de ésta, los problemas económicos, desempleo, ignorancia, abuso infantil, ruptura familiar, entre otros, suelen repetirse de generación en generación, por ello, han sido interés de estudio para los criminólogos y psicólogos hoy en día.

En ese sentido, la víctima u ofendido deben hacer uso del derecho que tienen y presentar la denuncia en contra de su agresor para hacer del conocimiento a la autoridad que se está cometiendo un hecho delictivo, tipificado en el Código Penal según corresponda la entidad federativa, en el caso del Distrito Federal encontramos tipificado el delito en el Título Octavo denominado “Delitos contra el Derecho de los Integrantes de la Familia a vivir una Vida Libre de Violencia”, en su Capítulo Único, titulado “Violencia Familiar”, artículos 200 al 202. A pesar de no ser un gran articulado, se pueden encontrar los tipos de violencia que se ejercen y las medidas precautorias que el Ministerio Público decretará para salvaguardar la integridad física y psíquica de la víctima y del denunciante.

En el caso que nos ocupa, la violencia en contra del adulto mayor no se puede precisar con exactitud cuántos casos existen en números reales, porque las denuncias en ocasiones ni siquiera llegan a la agencia del Ministerio Público, pero ¿qué factores influyen para que no se inicie una averiguación previa en este tipo de ilícitos?

Se puede inferir que uno de los factores reales es el sometimiento que tiene el agresor hacia su víctima, ya sea por grado de parentesco lineal: consanguinidad o afinidad, llámese entre padres e hijos; entre abuelos y nietos, también por grado de parentesco colateral que se da entre hermanos, entre tíos y sobrinos y por último entre primos hermanos con los hermanos de los abuelos, por afinidad conocido como “político” este vínculo se da por un acto legal, por ejemplo: “el matrimonio”, el parentesco que cada cónyuge tiene con los parientes: yernos, nueras y suegros; entre otros supuestos que también forman parte del vínculo.

En este orden de ideas, considero de gran utilidad reconocer los factores que han provocado la violencia del adulto mayor en la actualidad, los tipos de maltrato más frecuentes son: el abandono, maltrato físico o psicológico, abuso sexual, abandono, despojo de sus propiedades, dinero incluso hasta de su pensión y por último el maltrato estructural, el cual consiste en deshumanizar el trato hacia el adulto mayor en las oficinas gubernamentales y en los sistemas de atención médica, discriminarlos y marginarlos de la seguridad social, violando las leyes y normas sociales.

El incremento de la violencia no puede ser ignorada, es un problema multifactorial que está lesionando a los grupos más desprotegidos, niñas, niños, adolescentes, mujeres personas adultas mayores. En ocasiones también a los hombres que se encuentran con o sin independencia de sus familias pero viven bajo el yugo del enojo, frustración, venganza y en algunos casos con el  desequilibrio mental de algún miembro familiar. Además, luego de las visibles y sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos, que ocurren todos los días en nuestro país, estas situaciones han causado relevancia por las denuncias que se dan a través de los medios de comunicación.

Un claro ejemplo de violencia, sadismo y muerte lo tenemos en la “primera mujer asesina serial” Juana Barraza Samperio, conocida como la “mata viejitas”, fue acusada de asesinar a más de 18 personas de la tercera edad y dos intentos de homicidio más. Lo relevante del caso, es que la señora Barraza, se vuelve asesina serial por los hechos que vivió en su pasado por parte de su madre llenos de abusos y daño psicológico según declaraciones de ella. El 31 de marzo del 2008 fue sentenciada a 759 años y 17 días de prisión por 17 homicidios y 12 robos contra personas de la tercera edad.

Legisladores interesados en el bienestar del adulto mayor, presentaron, discutieron y aprobaron la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores en el Distrito Federal, misma que el día 7 de marzo del 2000, se Publicó en la Gaceta Oficial del Distrito Federal, dicha legislación tiene por objeto proteger y reconocer los derechos de las personas de sesenta años de edad en adelante sin distinción alguna, para propiciarles una mejor calidad de vida y su plena integración al desarrollo social, económico, político y cultural.

En términos generales se puede resaltar de esta legislación lo siguiente: la participación del Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Secretarías, Dependencias, entre otros; así como la participación de la familia de la persona adulta mayor; y los ciudadanos y la sociedad civil organizada, cualquiera que sea su forma o denominación y la participación de las secretarías que trabajarán para el logro de los objetivos que persigue dicha ley.

 

La definición en el artículo 3º. Personas Adultas Mayores.- Aquellas que cuentan con sesenta años o más de edad y que se encuentren domiciliadas o de paso en el Distrito Federal; contemplándose en diferentes condiciones: a) Independiente: aquella persona apta para desarrollar actividades físicas y mentales sin ayuda permanente parcial. b) Semidependiente: aquella a la que sus condiciones físicas y mentales aún le permiten valerse por sí misma, aunque con ayuda permanente parcial. c) Dependiente absoluto: aquella con una enfermedad crónica o degenerativa por la que requiera ayuda permanente total o canalización a alguna institución de asistencia. d) En situación de riesgo o desamparo.- aquellas que por problemas de salud, abandono, carencia de apoyos económicos, familiares, contingencias ambientales o desastres naturales, requieren de asistencia y protección del Gobierno del Distrito Federal y de la Sociedad Organizada.

 

Encontramos en el Capítulo II de los Derechos, entre los que se encuentran de manera enunciativa, A) De la integridad y dignidad; B) De certeza jurídica y familia; C) De la salud y alimentación D). De la educación, recreación, información y participación; E) Del trabajo y F) De la Asistencia Social. Este tipo de clasificaciones contribuye a conocer los niveles que se han detectado de vulnerabilidad; así como la distinción de los derechos que la misma normativa les otorga a las personas que se encuentran en “riesgo social”.[3]

Podemos concluir sin lugar a dudas, que estas acciones forman parte de los esfuerzos, que se han tenido que hacer para dar certeza jurídica a este grupo vulnerable de la sociedad que está en pleno crecimiento, continuar trabajando en los tres niveles de gobierno para dar mayores respuestas a las necesidades actuales e inminentes: detener la violencia, educar a la población y sancionar quien cometa cualquier tipo de delito en contra de un adulto mayor, es uno de los desafíos que enfrentamos los operadores jurídicos día a día en estos casos es hacer valer el respeto irrestricto a vivir una vida libre de violencia y con mayor razón a las personas de 60 años en adelante.

[1] Perfil Sociodemográfico de adultos mayores. Instituto Nacional de Estadística y Geografía, México: INEGI, c2014 ISBN 978-607-739-003-9. p.9 [en línea] http://www.inegi.org.mx/prod_serv/contenidos/espanol/bvinegi/productos/censos/poblacion/2010/perfil_socio/adultos/702825056643.pdf

[2] Senado de la República. [en línea] http://www.senado.gob.mx/comisiones/cogati/docs/CPEUM.pdf.

[3] Consultar la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores en el Distrito Federal. [en línea] http://www.aldf.gob.mx/archivo-6417fac0d058d77188429582c3ef0be0.pdf

“México ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos: Sergio García Ramírez”.

Por: Raúl Cervantes Andrade

 

Hace unas semanas participé realizando comentarios sobre la conferencia magistral “México ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos”, que impartió el doctor Sergio García Ramírez a alumnos de la carrera de Derecho de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, de la Universidad Nacional Autónoma de México. Estar en ese lugar de Naucalpan es una experiencia que inspira y alienta, pues se trata de una institución estratégica que, en apenas cuarenta años, se ha convertido en un referente nacional de excelencia en la formación profesional. La distinción de la que fui objeto cuando me solicitaron exponer una breve reflexión jurídica en el Teatro Javier Barros Sierra, se duplicó al invitarme a realizarla al lado del gran jurista de quien se trataba y, derivado de ello, a impartir, posteriormente, una conferencia sobre el nuevo régimen jurídico de los derechos humanos en México.

Abordar el tema de la “navegación americana” de los derechos humanos –expresión empleada frecuentemente por García Ramírez para referirse al proceso de evolución del reconocimiento de los derechos humanos y la creación de sus instrumentos de garantía en el ámbito interamericano– en relación con su acogida por el derecho mexicano, conlleva emplear, en diversas ocasiones, aspectos de la doctrina y la jurisprudencia escritos, precisamente, por Don Sergio García Ramírez. Como constitucionalista, como apasionado del derecho y como mexicano, reconozco en él a una autoridad indiscutible que no sólo ha estudiado el derecho, sino que ha producido teoría jurídica, ha participado en la confección de leyes y, especialmente, ha influido en la construcción y el perfeccionamiento del sistema interamericano y del sistema nacional de derechos humanos. Es por ello que decidí elaborar este texto, con la finalidad de abonar a la vigencia de su pensamiento, el cual constituye un faro que alumbra el camino de quienes, de alguna u otra forma, nos hemos comprometido a enriquecer el debate y las propuestas en torno a la efectividad de las libertades fundamentales.

 

Quien fuera juez y presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha delineado por años, impulsado y explicado el papel de los sistemas nacionales de protección de derechos humanos, frente a la actuación, cada vez de mayor trascendencia, de ese órgano judicial supranacional. Posee la auctoritas por sus vastos conocimientos sobre el origen, las crisis, la evolución y los temas pendientes de México y los países de la zona, en relación con los derechos fundamentales; porque los ha compartido, pero también, y especialmente, por sus inagotables esfuerzos en la construcción  del andamiaje institucional derivado de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que ha sido imprescindible para el cumplimiento de los mandatos de la Declaración Universal de Derechos de Derechos Humanos y los correspondientes Pactos.

En su reflexión académica, García Ramírez, pluma en mano, suele colocar el acento en la descripción y explicación de los lugares y las circunstancias, lejos de sólo enjuiciar mediante un veredicto tajantemente positivo o negativo. Para él, no todo es blanco o negro, más bien las escalas de grises constituyen el tamiz más frecuente tratándose de derechos humanos, ámbito en el que, al igual que en el resto del Derecho, nos enfrentamos con nociones siempre inacabadas y no con conceptos que invariablemente se correspondan en forma y fondo. Al teorizar no podemos perder de vista que lo hacemos desde el terreno de las realidades hermenéuticas, los constructos y lo que ello trae consigo. Claro está, en este caso, lo hacemos sobre la base común del consenso con respecto al reconocimiento universal de la persona, su dignidad humana y su valor como tal.

 

En sus textos, el jurista en alusión ha señalado como uno de los retos históricos más relevantes para la edificación y el éxito del régimen internacional de los derechos humanos, a la diversidad de rasgos y el multiculturalismo entre las personas de los Estados y las regiones que éstos conforman, concretamente, entre los latino, ibero o hispanoamericanos. En uno de esos textos da cuenta de cómo “esta región presenta una gran heterogeneidad, reflejada en la expresión ‘las Américas’”; en este sentido, precisa que “el conjunto de Estados y pueblos que residen en el continente americano y su vecindad insular, se integra con subconjuntos profundamente diferentes entre sí, y cada uno de éstos posee un perfil propio en lo que respecta a la regulación y protección de los derechos humanos”.

Este fenómeno, como sabemos, no es exclusivo del ámbito metanacional. Cuando alguien alude o intenta reflexionar acerca de México, es inevitable que yo inquiera para plantear: “¿Cuál México?”. En nuestro país convergen distintas visiones, pero también distintas historias y realidades, que en ocasiones llegan a ser radicalmente opuestas, sobre lo que somos: ¿El México del norte? ¿El México del sur? ¿El México del noreste? ¿El del suroeste? “¿Cuál México?” ¿El del Bajío? ¿El México de la Laguna? ¿O el México de la Riviera Maya? Así es esta Nación, la nuestra. Así como “las Américas”, a las que se refiere García Ramírez, presentan una gran heterogeneidad, “los ‘Méxicos’” también. Esa ha sido y es una de las condicionantes de mayor importancia para identificar con precisión y reconocer las prácticas sociales, los valores y los principios, en ocasiones difíciles de armonizar, que deben orientar el debate parlamentario, así como la redacción, interpretación y aplicación de las normas, por parte de todas las autoridades, y la plena efectividad de los derechos humanos. Tradiciones, cultura, religión, experiencias particulares, necesidades específicas, anhelos en ocasiones discrepantes, tienen una función protagónica en el nuevo paradigma del derecho. Todo ello comprendido con base en construcciones artificiales históricas, alcanzadas a partir de acuerdos que, por una parte, no reflejan necesariamente las creencias de todas las personas y, por la otra, no constituyen jamás una verdad absoluta e inmutable. La labor es mucho más compleja de lo que su apariencia pudiera hacer suponer. Esas “fronteras en el interior de las Américas” se replican como “fronteras en el interior de los ‘Méxicos’”. Enfrentamos el reto de continuar empleando, cada vez de forma más equilibrada, el multiculturalismo y la diversidad para el perfeccionamiento de la democracia.

 

No se explica el estado actual del constitucionalismo mexicano y el surgimiento propiamente de un sistema nacional de protección de derechos humanos, sin el papel de la Corte Interamericana. En palabras de quien, desde hace muchos años, también se desempeña como investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, este tribunal regional es una “instancia de generación de un renovado derecho interamericano de los derechos humanos, que establece, mediante el conocimiento de grandes temas, litigios de especial trascendencia, los criterios que acogerán los órganos nacionales en un amplio proceso de recepción del Derecho interamericano”. Como se precisa en esta noción, nuestro país ha recogido tales criterios y los ha incorporado en su base normativa.

 

Durante sus más de treinta años de existencia, la Corte Interamericana ha tenido que enfrentar –y ha sabido hacerlo–, obstáculos que la han fortalecido y han forjado su vocación. A la distancia, podemos señalar como algunos de esos obstáculos los siguientes: las ideas tradicionales sobre la soberanía y la jurisdicción doméstica; la aceptación formal y material de su competencia; la insuficiencia de recursos para su operación (aunque cabe mencionar que este aspecto no se ha resuelto de la forma deseable, por lo que es doblemente encomiable la labor de sus jueces y de las personas que ahí laboran), y la necesidad de formar un ius commune americano en materia de derechos humanos, lo que se ha venido logrando gracias a su jurisprudencia.

 

García Ramírez ha reconocido que para lograr la consolidación institucional de la Corte ha sido crucial el activismo y la participación profesional de la sociedad civil organizada y de algunos actores emergentes. Como lo señala él mismo, “la sociedad civil ha jugado un papel de primer orden. Sin la presencia de las organizaciones de este ‘tercer sector’, el Sistema Interamericano no habría alcanzado el desarrollo que ahora tiene, y los sistemas nacionales carecerían de un instrumento particularmente riguroso y eficaz para la reclamación de derechos y libertades”.

 

Cuando habla de derechos humanos, este profesor universitario habla de “democracia”, sobre la cual refiere que se trata de “un derecho de los pueblos americanos implícito o explícito en las Constituciones nacionales y sólo recientemente reconocido en un instrumento de alcance regional”. Lo cita en relación con la Carta Democrática Interamericana, aprobada por la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos el 11 de septiembre de 2001. Esto al tiempo que nos recuerda “que las constituciones latinoamericanas se inscribieron en el catálogo de las denominadas ‘nominales’ o ‘semánticas’, más discursivas que normativas”. Lo que obedece a razones de historicidad  y, a la vez, ha significado, en ocasiones, un anclaje en el terreno de la retórica en lugar de una evolución hacia la realización de sus postulados.

 

De acuerdo con García Ramírez, existen vías de entendimiento que conforman verdaderos “puentes” entre los ordenamientos internacional y nacionales, que han logrado sembrar armonía en donde hubo dispersión y enfrentamiento. Por medio de ellos, tiene lugar la recepción nacional del orden internacional, en cuanto al Derecho internacional de los derechos humanos. Se trata, así lo advierte, de los hilos de enlace que unen “los hemisferios normativos nacional e internacional, que tienen distinta naturaleza y que operan en varios ámbitos: político, normativo y práctico”. Esos puentes, que se construyen en virtud de la vocación de la Corte y de decisiones nacionales, de acuerdo con él, son, principalmente, los siguientes: antes que todo, el puente constitucional, a partir del cual, puntualiza, se difunden las consecuencias hacia toda la estructura normativa, pues las constitucionales son las disposiciones que, en este sentido, afirman el nivel que se debe reconocer a las normas convencionales; la segunda vía de enlace que reconoce es la legislativa ordinaria, es decir, las leyes de implementación o, como yo las denomino, de desarrollo, en este caso, tratándose de derechos humanos; tenemos también las políticas públicas, con sentido o perspectiva de derechos humanos, receptoras de los mismos y de sus variadas implicaciones en todos los ámbitos de la vida política, económica, social y cultural, que permitan hacer realidad los contenidos programáticos, y la formación y consolidación de la cultura de respeto de los derechos humanos, un tema en el que personalmente he insistido mucho cada vez que tengo oportunidad, pues albergo la convicción de que constituye la principal vía para que la causa de los derechos humanos deje de serlo y su respeto se convierta en una cuestión cotidiana.

 

Explicar el origen de nuestro actual sistema nacional de protección de derechos humanos conlleva remitirnos a la Corte Interamericana. La reforma constitucional en esta materia del año 2011 y las subsecuentes, con las cuales emerge y se está afirmando formalmente lo que se ha identificado como el nuevo paradigma del Derecho en México, han sido producto de la evolución de nuestro sistema jurídico, impulsada en parte por opiniones, recomendaciones y sentencias de expertos, de organismos internacionales dedicados a la promoción y protección de los derechos humanos, particularmente, por resoluciones de la Corte Interamericana –las más emblemáticas, las de los casos Radilla Pacheco y Campo Algodonero–. Claro está, la esencia y la visión progresista de los miembros de nuestro tribunal constitucional han sido determinantes para el eco y la trascendencia del Derecho internacional de los derechos humanos en el derecho doméstico. Acueducto Independencia Yaquis, Fuero Militar y Matrimonio entre Personas del Mismo Sexo, representan sentencias relevantes en materia de derechos humanos correspondientes a casos resueltos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, cuyo contenido, interpretaciones y resolutivos, que hoy constituyen un referente para todas las autoridades y los particulares, son producto de su evolución en paralelo a la del Tribunal de las Américas. Las resoluciones de casos en México, como la relativa a discriminación laboral por edad (sentencia 992/2014), en donde tiene lugar la protección material de derechos fundamentales en las relaciones entre particulares, han sido inspiradas u orientadas, de alguna manera, por interpretaciones y argumentos de los jueces interamericanos.

 

En este contexto y con la finalidad de valorar en su justa medida los avances y pendientes del Estado mexicano (cuando hablo de Estado me refiero también a la población) es menester no perder de vista que, contrario a lo que en ocasiones se ha sostenido, nuestro constitucionalismo y nuestro sistema nacional de protección de derechos humanos son únicos y distintos a los demás, con características propias.

 

Si bien es cierto, el derecho constitucional norteamericano tuvo una influencia muy importante en el nuestro, también lo es que durante la primera mitad del siglo XX, en México, diseñamos en gran medida y legamos al mundo el denominado “constitucionalismo social”, con esa amplia gama de derechos económicos, sociales y culturales que, incluso, posteriormente impulsaríamos los latinos, para su reconocimiento expreso en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, en la persona del chileno Hernán Santa Cruz, también lo es que, a finales del siglo pasado y principios de este siglo XXI, al igual que lo han hecho otros países latinoamericanos, en el nuestro, hemos alcanzado una evolución muy relevante y “muy americana” –más precisamente “latinoamericana”–, con visiones propias, liberales y progresistas, cuyo origen, motor y destino son los derechos humanos y su efectividad. Por supuesto que este grado de avance no se comprendería sin tomar en cuenta los efectos negativos de algunas realidades históricas, como las dictaduras latinoamericanas del siglo pasado, así como los elevados y perpetuados niveles de pobreza, desigualdad y violación de derechos humanos en prácticamente todo el continente. La dirección de los esfuerzos que han hecho posible esa evolución la ha asumido determinantemente la Corte Interamericana. Su jurisprudencia y el contenido de la misma han influido, transformado y desbordado nuestras bases normativas, concretamente la de México.

 

Por esas razones, para continuar vigorizando el sistema jurídico mexicano, debemos seguir impulsando la eficacia del Sistema Interamericano. Para lograrlo es fundamental identificar áreas de necesidad y satisfacerlas. De acuerdo con el doctor Sergio García Ramírez, algunas de esas tareas son las siguientes:

 

  • El fortalecimiento del impacto de las resoluciones emitidas por los órganos del Sistema, a través de las distintas vertientes, que comprenden las resoluciones y las recomendaciones;
  • El cumplimiento de las medidas de reparación elaboradas por la Comisión y la Corte;
  • La “nacionalización” del tribunal interamericano en cada uno de los países sobre los que ejerce jurisdicción contenciosa;
  • El ejercicio armónico y efectivo del control difuso de la convencionalidad;
  • El déficit, que aún hoy existe, en cuanto a la recepción legal (no constitucional) de aquellos derechos y de las decisiones de los órganos internacionales de protección, me refiero a las leyes de implementación, y
  • Algo muy importante, sobre lo que ha insistido el académico que nos ocupa: estar conscientes de que validez de las resoluciones de la Corte “depende del clima político de las Américas y de la actitud de los gobiernos americanos hacia los derechos humanos en general”.

 

Así también, los sistemas nacionales que han admitido la jurisdicción de la Corte deben continuar realizando, progresivamente, acciones concretas con el objetivo principal de dar plena efectividad a los derechos humanos. Entre esas acciones, también en concierto con lo señalado por quien fuera consejero del Instituto Federal Electoral, podemos citar las siguientes:

 

  • Evolución del pensamiento judicial y, en efecto, de interpretaciones restrictivas, a fin de alcanzar un comportamiento judicial generalizado y arraigado, ampliamente comprometido con los derechos fundamentales;
  • Atracción y resolución de casos paradigmáticos para asentar criterios trascedentes de interpretación, por parte de los tribunales constitucionales de los Estados;
  • Impulso de una actitud de mayor activismo judicial en pro de los derechos humanos;
  • Promoción del control difuso de convencionalidad, y
  • Especialización y formación de abogados con una vocación y visión firmes de protección y respeto de las libertades humanas.

 

Finalmente, es menester de quienes nos dedicamos al estudio del Derecho abordar los elementos del nuevo régimen jurídico de los derechos humanos en el caso de nuestro país, a fin de impulsar su actualización en el marco de las nuevas expectativas jurídicas, en medio de la complejidad del contexto actual. ¿Cuáles son esos elementos y, entre más, qué conllevan?

 

1) La existencia de una Constitución, que implica la necesidad de un constitucionalismo de principios;

2) Después del reconocimiento de los derechos humanos, su plena efectividad;

3) Ante el principio de división de poderes, el perfeccionamiento de mecanismos de colaboración;

4) En virtud del surgimiento de los órganos constitucionales autónomos, su funcionalidad;

5) En relación con el sistema de controles de la constitucionalidad y convencionalidad, su eficacia, pertinencia y accesibilidad;

6) En cuanto al sistema representativo, su perfeccionamiento a la luz de las nuevas expresiones de participación ciudadana;

7) En lo relativo al sistema federal, el diseño de mejores mecanismos de coordinación y cooperación entre los órdenes de gobierno;

8) Sobre el sistema de partidos políticos, una mayor democratización, apertura y competitividad;

9) Con respecto al Derecho en general, sus fuentes e interpretación, la profesionalización y actualización constantes de todos los operadores jurídicos, poniendo acento en los nuevos métodos de interpretación y de ponderación, así como en la deontología jurídica, y

10) En relación con la cultura de respeto a los derechos humanos, su promoción desde los procesos básicos de enseñanza-aprendizaje, basándola siempre en la razón, con el objetivo vigorizar la consciencia.

 

Serían necesarias muchísimas páginas para profundizar en toda la obra, la labor y las aportaciones invaluables de Don Sergio García Ramírez. Sin duda, él personifica la conquista académica e institucional por parte de los derechos humanos, su evolución y los resultados que ello ha dado. Este texto es una pequeña muestra y pretende ser también un modesto reconocimiento. Concluyo insistiendo en la necesidad de que hagamos evolucionar y expandir aún más la vocación y consciencia sobre el respeto de los derechos humanos, hasta el punto en el que su efectividad sea plena, sin discriminación ni condicionante de ningún tipo y acorde siempre con la dignidad humana, en suma, que sea democrática sobre la base de un Estado Constitucional de Derecho.

DIPLOMADO EN DERECHO PENAL INTERNACIONAL: Delitos Internacionales y Crimen Organizado Transnacional.

 LA COMISIÓN DE JÓVENES ABOGADOS LOS INVITA A PARTICIPAR EN: 

DIPLOMADO EN DERECHO PENAL INTERNACIONAL: Delitos Internacionales y Crimen Organizado Transnacional.

 

  1. DATOS GENERALES
  2. Nombre del Programa:

Diplomado en Derecho Penal Internacional: Delitos Internacionales y Crimen Organizado Transnacional.

  1. Contacto del Programa:

Comisión de Jóvenes Abogados del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México A.C.

Pablo Quijano / Fulgencia Román. 5511-13-01 / 52-08-99-67 / 52-08-32-12.

Correo: colegiodeabogados@prodigy.net.mx; jesuseco@ucm.es; contacto.ured@gmail.com.

 

  1. PRESENTACIÓN DEL PROGRAMA

El principal objetivo es que el alumno tome contacto con los instrumentos, instituciones, conceptos y problemática que suscita la materia de estudio del Derecho Penal Internacional. Conocer y debatir a profundidad algunos de los mayores problemas y controversias suscitadas en el Derecho Penal Internacional.

El alumno adquirirá un conocimiento de las instituciones del Derecho Penal Internacional y del Derecho Procesal Penal Internacional mediante:

  1. El análisis de la legislación específica sobre la materia
  2. El estudio y debate de la jurisprudencia nacional e internacional
  3. La exposición y discusión de los cas-os prácticos más relevantes.

De manera adicional y no menos importante, el programa incluye lo relativo al Crimen Organizado Transnacional, las diversas conductas llevadas a cabo por los grupos delictivos organizados, en particular los delitos que por su naturaleza y consecuencia pueden adquirir el carácter de internacionales (narcotráfico, trata de personas, tráfico ilícito de migrantes, terrorismo, ciberdelincuencia, delitos ambientales, lavado de dinero, etc.); haciendo referencia a instrumentos internacionales como la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional. También se incluye el tema de corrupción con especial énfasis en la Convención de Naciones Unidas Contra la Corrupción.

En ese sentido, el presente programa está orientado a la capacitación de abogados, consultores, académicos y público en general que en el ejercicio de sus actividades laborales, académicas o profesionales tengan relación con el ámbito de la justicia penal internacional.

 

 

 

 

Objetivos generales:

El participante:

  • Conocerá el sistema de justicia penal internacional, el funcionamiento de las principales cortes y tribunales internacionales, así como los delitos internacionales y las características fundamentales de la delincuencia organizada transnacional.
  • Desarrollará técnicas y destrezas para la identificación de conductas punibles a nivel internacional.
  • Desarrollará e identificará las nuevas habilidades y capacidades requeridas para los juicios ante las cortes y tribunales internacionales.

El programa se encuentra dirigido a: estudiantes universitarios, abogados, consultores, académicos y público en general.

  • ESTRUCTURA GENERAL
  • Introducción al Derecho Penal Internacional.
  • Derecho Humanitario Internacional.
  • Origen y estructura de las Cortes y Tribunales Internacionales.
  • Derecho Procesal Penal Internacional.
  • Principales características del Crimen Organizado Transnacional.
  • Delitos específicos.

 

  1. TEMAS EN GENERAL:
  • Principios, Historia y Fuentes del Derecho Penal Internacional.
  • Creación y Evolución de los Tribunales Penales Internacionales “Ad Hoc” de las Naciones Unidas.
  • Tribunales Mixtos.
  • Jurisdicción y Competencia de la Corte Penal Internacional.
  • Estructura de la Corte Penal Internacional.
  • Los Principios de Legalidad en Derecho Internacional Contemporáneo: Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.
  • Derecho Internacional Humanitario.
  • Sujetos Ratione Personae
  • Principios de Derecho Penal Internacional: Responsabilidad Individual y Superior Jerárquico.
  • Crímenes Internacionales: Genocidio, Crímenes de lesa humanidad, Crímenes de guerra y agresión.
  • Inmunidad del Estado en la Corte Penal Internacional y Jurisdicción.
  • El Estatuto de Roma y la Complementariedad.
  • Principios de Jurisdicción: Ensayo y Male Captus.
  • Abducción: Mala Captus Bene Detentus.

 

 

 

 

 

 

  • Lavado de Dinero
  • Narcotráfico.
  • Trata de Personas.
  • Tráfico Ilícito de Migrantes.
  • Delitos Ambientales.
  • Falsificación.
  • Crímenes de Odio.
  • Piratería Marítima.
  • Corrupción.

 

  1. COORDINACIÓN

Jesús Edmundo Coronado Contreras.

Candidato a Doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Maestro en Derecho y Justicia Penal Internacional por la Universidad de Turín y el Instituto Interregional de las Naciones Unidas para la Investigación del Delito y la Justicia. Licenciado en Derecho por la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México. Coordinador de la Comisión de Jóvenes Abogados y Director General de la revista “El Ilustre” del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México A.C. (INCAM). Fue fundador y primer presidente de la Unión de Revistas de Estudiantes de Derecho, coordinador de su primer anuario, publicación que contenía artículos de alumnos, profesores y egresados de los principales centros, departamentos, escuelas y facultades de Derecho de la Ciudad de México, obra inédita nivel mundial. Fundador y primer director general de la revista “IUS Ibero” de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México. Dentro de su experiencia profesional se ha desempeñado como asesor del Procurador Fiscal de la Federación, en la Comisión de Asuntos Legislativos Primera del Senado de la República y también cuenta con estancias de investigación en institutos y oficinas de la Organización de Naciones Unidas, tanto en México como en Italia. Actualmente, labora en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la ponencia del Ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo. Autor de diversos artículos de la materia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mónica Rocha Herrera.

Doctora en Filosofía en Estudios Étnicos por el Centro de Investigación en Estudios Étnicos y la Escuela de Derecho de la Universidad de Warwick en el Reino Unido. Maestra en Derecho Internacional de los Derechos Humanos por la Universidad de Essex. Licenciada en Relaciones Internacionales con Mención Honorífica por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Docente en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México, la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Facultad de Estudios Superiores de Acatlán (UNAM FES Acatlán). Cuenta con experiencia profesional en las Oficinas de los Fiscales del Tribunal Penal Internacional de las Naciones Unidas para la Ex Yugoslavia y del Tribunal Penal Internacional de las Naciones Unidas para Ruanda. También fue asesora en la materia del Alto Mando de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA). Autora de varias publicaciones en la materia.

  1. DURACIÓN DEL PROGRAMA
  • Horas totales: 60.
  • Horas por sesión: 4.
  • Número de sesiones totales: 15.
  • Número de sesiones por semana: 1.

 

  • HORARIO DEL PROGRAMA
  • Día de la semana: sábado.
  • Horario: 9:00 a 13:00 horas.

 

  • FECHAS DE INICIO Y TÉRMINO
  • Inicio: 26 de septiembre de 2015.
  • Término: 30 de enero de 2016.
  • Suspensión de sesión: 31 de octubre de 2015; 26 de diciembre de 2015 y 2 de enero de 2016.

 

  1. FECHAS DE INSCRIPCIÓN

Hasta el 19 de septiembre de 2015.

  1. CALENDARIO

26 de septiembre de 2015.

PRESENTACIÓN E INTRODUCCIÓN A LA MATERIA.

  • Derecho Internacional
  • Derecho Internacional de los Derechos Humanos
  • Derecho Internacional Penal

 

 

 

 

 

 

  • Derecho Penal Internacional
  • Derecho Supranacional
  • Importancia de la Justicia Penal Internacional.

Bibliografía:

 

  • Andrés Domínguez, Ana Cristina (2006), Derecho Penal Internacional, Tirant Monografías.

 

  • Bassiouni, Cherif (2003), Introduction to International Criminal Lae, NY: Transnational Publishers.

 

  • Casado Raigón, Rafael 2014), Derecho Internacional, Tecnos.
  • Cassese, Antonio (2003), International Criminal Law, Oxford University Press.

 

  • Fernández Tomás Antonio F., et al, Lecciones de Derecho Internacional, Tirant Lo Blanch.

 

  • Olásolo Alonso, Héctor (2014), Introducción al Derecho Penal Internacional, Tirant Lo Blanch.

 

  • Olásolo Alonso, Héctor (2010), Estudios de Derecho Penal Internacional, INACIPE.
  • Ortiz Ahlf, Loretta (2007), Derecho Internacional Público, Oxford University Press.

 

  • Podgor Ellen S. y Roger S. Clark (2008), Understanding International Criminal Law, LexisNexis.

 

  • Roth Arriaza, Naomi (2005), The Pinochet Effect: Transnational Justice in the Age of Human Rights, University of Pennsylvania Press.

 

  • Werle Gerhard (2011), Tratado de Derecho Penal Internacional, Tirant Lo Blanch.

 

  • Villagrán Kramer, Francisco (2001), El Largo Brazo de la Justicia Penal Internacional, Corte Suprema de Justicia, Unidad de Modernización del Organismo Judicial: Guatemala, Banco Mundial.
  • United Nations Interregional Crime and Justice Research Institute unicri.it
  • United Nations on Drugs and Crime unodc.org

 

PRINCIPIOS GENERALES.

  • Complementariedad
  • Erga Omnes
  • Extraterritorialidad
  • Ius Cogens
  • Ne bis in Idem
  • Inmunidad y Jurisdicción
  • Evidencia
  • Extradición
  • Derecho Penitenciario.

 

Bibliografía:

  • Carsten, Stahn (2008), Complementarity: A tale of Two Notions, Criminal Law Forum.
  • Hormazábal Melarée, Hernán (2012), Crímenes Internacionales, jurisdicción y principio de legalidad penal. Tirant Lo Blanch.

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Kleffner, Jann K. (2003), The Impact of Complementarity on National Implementation of Substantive International Criminal Law, Journal of International Criminal Justice.
  • Kreβ, Claus (2006), Universal Jurisdiction over International Crimes and the Institut de Droit International, Journal of International Criminal Justice.
  • Podgor Ellen S. y Roger S. Clark (2008), Understanding International Criminal Law, LexisNexis.
  • Reydams, Luc (2003), Universal Jurisdiction, International and Municipal Legal Perspectives, Oxford Monographs in International Law, Oxford University Press.
  • Roper D., Steven y Lilian Barria (2006), From Impunity to Imprisonment: Individual Accountability and Evidentiary Standards, Office of the Prosecutor International Criminal Tribunal for Rwanda.

 

3 de octubre de 2015.

 

HISTORIA DEL DERECHO PENAL INTERNACIONAL

  • Primeros intentos de crear un tribunal penal internacional (1919-1945).
  • Artículos 227 al 320 del tratado de Versalles de 1919 e intentos de llevar a juicio al Káiser Guillermo II de Alemania por la suprema ofensa en contra de la moral internacional y la santidad de los tratados. la corte imperial de justicia de Leipzig Reichsgerisht de 1921.
  • Los tribunales internacionales militares de Núremberg y del Lejano Oriente de 1946.
  • Carta de Londres de 1945.
  • Principios de legalidad: nullum crime sine lege, nulla poena sine lege como principios generales de derecho y el dilema de la justicia de los vencedores.
  • Sentencia tribunal internacional militar de Núremberg.
  • La Alemania ocupada y los juicios criminales basados en la ley No 10 del Control del Consejo Aliado
  • Doctrina “favor societatis” y los tratados internacionales de la primera posguerra: tratado Briand-Kellog de 1928.
  • El impasse en derecho penal internacional 1955-1992.

 

Bibliografía:

  • Bassiouni, Cherif (2003) Introduction to International Criminal Law, NY: Transnational Publishers, pp. 387-426; 178- 226; 276-281;
  • Cassese, Antonio (2003) International Criminal Law, Oxford University Press, pp. 327-347
  • Castillo Daudí, Mireya & Salinas Alcega, Sergio, (2007) Responsabilidad Penal del Individuo ante los Tribunales Penales Internacionales, Tirant Lo Blanch
  • Olásolo Alonso, Héctor (2014), Introducción al Derecho Penal Internacional, Tirant Lo Blanch, disponible en tirant.com, pp. 27-53
  • Werle Gerhard (2011) Tratado de Derecho Penal Internacional, 2ª. Ed., Tirant Lo Blanch, Valencia, disponible electrónicamente en tirant.com
  • Allied Control Council Law No. 10, Punishment of Persons Guilty of War Crimes, Crimes Against Peace and Against Humanity, 20 December 1945, disponible en http://avalon.law.yale.edu

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Charter of the International Military Tribunal, disponible en The Avalon Project Documents in Law, History and Diplomacy, University of Yale Lillian Goldman Law Library: law.yale.edu/imt/imtconst.asp
  • The Trial of German Major War Criminals, proceedings of the International Military Tribunal sitting at Nuremberg, Judgment, 1946
  • Violation of the laws and customs of war : reports of majority and dissenting reports of American and Japanese members of the Commission of Responsibilities, Conference of Paris 1919, disponible en: archive.org/stream/violationoflawsc00pariuoft#page/n1/mode/2up,

 

FUENTES DE DERECHO PENAL INTERNACIONAL.

  • Diferencias de las fuentes de derecho en DPI y en derecho internacional.
  • Artículo 38 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia (jerarquía de las fuentes de derecho).
  • En CPI:
  • Estatuto de Roma de 1998
  • Elementos de los Crímenes de la Corte Penal Internacional.
  • Reglamento de Procedimiento y Prueba

 

Bibliografía:

  • Cassese, Antonio (2003) International Criminal Law, Oxford University Press, pp. 15-42
  • Bassiouni, Cherif (2003) Introduction to International Criminal Law, NY: Transnational Publishers, pp.1-56
  • Olásolo Alonso, Héctor (2010) Estudios de Derecho Penal Internacional, Inacipe: México
  • Werle Gerhard (2011) Tratado de Derecho Penal Internacional, 2ª. Ed., Tirant Lo Blanch, Valencia, disponible electrónicamente en tirant.com, pp. 11-133
  • Artículo 38 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia
  • Documentos de CPI disponibles en sitio de la Corte www.icc-cpi.int:
  • Estatuto de Roma
  • Elementos de los Crímenes
  • Reglamento de Procedimiento y Prueba

 

10 de octubre de 2015.

CREACIÓN Y EVOLUCIÓN DE LOS TRIBUNALES PENALES INTERNACIONALES AD HOC DE LAS NACIONES UNIDAS ICTY (INTERNATIONAL CRIMINAL TRIBUNAL FOR THE FORMER YUGOSLAVIA) Y EL ICTR (INTERNATIONAL CRIMINAL TRIBUNAL FOR RWANDA).

  • Tribunal Internacional Penal para la ex Yugoslavia
  • Tribunal Internacional Penal para Ruanda
  • principios de primacía: artículo 8.2 (ICTR) y 9.2 (ICTY) de sus estatutos respectivamente.

 

 

 

 

 

 

  • El Consejo de Seguridad de la ONU y el artículo 29 de la Carta que le permite “establecer los organismos subsidiarios que estime necesarios”.
  • Mecanismo Residual de la ONU para los dos tribunales Ad Hoc ICTY y ICTR (UNMICT)

Bibliografía:

  • Bassiouni, Cherif (2003) Introduction to International Criminal Law, NY: Transnational Publishers, pp.426-434
  • Cassese, Antonio (2003). International Criminal Law, pp. 327-362
  • McIntyre, Gabrielle (2011), ‘The International Residual Mechanism and the Legacy of the International Criminal Tribunals for the former Yugoslavia and Rwanda, en Goettingen Journal of International Law 3, pp. 923-983.
  • Carpio Delgado Juana del (2009), Las víctimas ante los tribunales penales internacionales Ad Hoc, Tirant Lo Blanch, disponible en tirant.com, pp. 25-61
  • Castillo Daudí, Mireya & Salinas Alcega, Sergio, (2007) Responsabilidad Penal del Individuo ante los Tribunales Penales Internacionales, Tirant Lo Blanch, pp. 41-67
  • Geiss Robin, Bulinckx Noëmie (2010) ‘Cuadro comparativo de los tribunales penales internacionales e internacionalizados’, International Review of the Red Cross, Marzo, N.o 861 de la versión original, pp. 1-22, disponible en: http://portal.uned.es/pls/portal/docs/PAGE/UNED_MAIN/LAUNIVERSIDAD/DEPARTAMENTOS/0614/INVESTIGACION/DOC_ASPJUDICIALES/IRRC_861_GEISS.PDF
  • Carta de la Organización de las Naciones Unidas de 1945
  • Convenio de Ginebra del 12 de agosto de 1949 para Aliviar la Suerte que Corren los Heridos y los Enfermos de las Fuerzas Armadas en Campaña [1949] CICR: 1986
  • Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio [1948]
  • Convenio de Ginebra del 12 de agosto de 1949 para Aliviar la Suerte que corren los heridos, los enfermos y los náufragos de las fuerzas armadas en el mar[1949] 1986
  • Convenio de Ginebra del 12 de agosto de 1949 Relativo al Trato Debido a los Prisioneros de Guerra [1949] CICR: 1986
  • Convenio de Ginebra del 12 de agosto de 1949 Relativo a la Protección Debida a las Personas Civiles en Tiempos de Guerra [1949] Ginebra, CICR: 1986
  • Tribunal Internacional Penal para la ex Yugoslavia (ICTY) (www.icty.org/)
  • Tribunal Internacional Penal para Ruanda (ICTR) (unictr.org/)
  • United Nations Mechanism for International Criminal Tribunals (UNMICT) http://www.unmict.org

 

TRIBUNALES MIXTOS.

  • Los acuerdos internacionales entre la ONU y los Estados involucrados: Sierra Leona y Camboya respectivamente.
  • Los tribunales híbridos o mixtos: tribunal especial para Sierra Leona (2002), las Cámaras Extraordinarias en los Tribunales de Camboya, a fin de llevar a juicio a los presuntos criminales del Khmer Rouge (2003).

 

Bibliografía:

  • Bassiouni, Cherif (2003) Introduction to International Criminal Law, NY: Transnational Publishers, pp. 545-581

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Etcheson, Craig (2004). ‘The Politics of Genocide Justice in Cambodia,’ en Romano P.R. Cesare, et al [ed.] Internationalized Criminal Courts, Sierra Leone, East Timor, Kosovo and Cambodia, NY: Oxford University Press, pp. 181-205.
  • Meijer, E. Ernestine (2004) ‘The Extraordinary Chambers in the Courts of Cambodia for Prosecuting Crimes Committed by the Khmer Rouge: Jurisdiction, Organization, and Procedure of an International National Tribunal, en Romano P.R. Cesare, et al [ed.] Internationalized Criminal Courts, Sierra Leone, East Timor, Kosovo and Cambodia, NY: Oxford University Press, pp.207-232.
  • Schabas William A. (2004) ‘Internationalized Courts and their Relationship with Alternative Accountability Mechanisms: The Case of Sierra Leone,’ en Romano P.R. Cesare, et al [ed.] Internationalized Criminal Courts, Sierra Leone, East Timor, Kosovo and Cambodia, NY: Oxford University Press, pp. 158-180.
  • Geiss Robin, Bulinckx Noëmie (2010) ‘Cuadro comparativo de los tribunales penales internacionales e internacionalizados’, International Review of the Red Cross, Marzo, No 861 de la versión original, pp. 1-22, disponible en: http://portal.uned.es/pls/portal/docs/PAGE/UNED_MAIN/LAUNIVERSIDAD/DEPARTAMENTOS/0614/INVESTIGACION/DOC_ASPJUDICIALES/IRRC_861_GEISS.PDF
  • Castillo Daudí, Mireya & Salinas Alcega, Sergio, (2007) Responsabilidad Penal del Individuo ante los Tribunales Penales Internacionales, Tirant Lo Blanch, pp. 137-229
  • Corte Especial para Sierra Leona (sc-sl.org/)
  • Cámaras Extraordinarias en las Cortes de Camboya (eccc.gov.kh/en)

 

17 de octubre de 2015.

JURISDICCIÓN Y COMPETENCIA DE LA CORTE PENAL INTERNACIONAL

  • Adopción del Estatuto de Roma de 1998 y su entrada en vigor en 2002.
  • Jurisdicción, competencia y cuestiones de jurisdicción (ratione temporis, ratione loci, ratione personae, ratione materiae, supuestos de admisibilidad y de inadmisibilidad, interés de la justicia).
  • Disposiciones generales: régimen de reservas (artículo 120), complementariedad (artículo 1), disposición de transición (artículo 124), denuncia del Estatuto (artículo 127).
  • México ratifica el Estatuto de Roma (discusión sobre presumible controversia resultado de lo establecido en el artículo 21 de la Constitución Política de México: el ejecutivo federal podrá, con la aprobación del senado en cada caso, reconocer la jurisdicción de la corte penal internacional).

 

Bibliografía:

  • Bassiouni, Cherif (2003) Introduction to International Criminal Law, NY: Transnational Publishers, pp. 495-544; 591-659 (esto último para procedimientos)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Broomhall, Bruce (2003), International Justice & the International Criminal Court, Oxford Unversity Press, pp.67-83
  • Guevara, Antonio, et al (2009) Manual Básico sobre la Corte Penal Internacional, Konrad Adenauer Stiftung, Mexico, pp. 25-34, 35-83, 85-93, 99-121,
  • Olásolo, Héctor (2011), ‘La Función de la Corte Penal Internacional en la Prevención de Delitos Atroces mediante su intervención Oportuna. De la Doctrina de la Intervención Humanitaria y de las Instituciones Judiciales Ex Post Facto al Concepto de Responsabilidad de proteger y la función preventiva de la Corte Penal Internacional,’ en Ensayos de Derecho Penal y Procesal Internacional, pp. 31-56 Instituto Iberoamericano de La Haya, disponible electrónicamente en tirant lo Blanch tirant.es, pp.
  • Estatuto de Roma de 1998, disponible en: icc-cpi.int/NR/rdonlyres/ADD16852-AEE9-4757-ABE7-9CDC7CF02886/283783/Compendium3rd01SPA.pdf
  • Elementos de los Crímenes en la Corte Penal Internacional, disponible en sitio de la CPI: www.icc-cì.int
  • Web site
  • Corte Penal Internacional (CPI) (icc-cpi.int/)
  • Artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos 1917

 

ESTRUCTURA DE LA CORTE PENAL INTERNACIONAL.

 

  • Organigrama: presidencia, sección de cuestiones preliminares, sección de primera instancia, apelaciones, fiscalía y la secretaría
  • La investigación y procedimientos penales en la CPI:
  1. Pre investigativa.
  2. Investigación.
  3. Juicio:
  4. Confirmación de cargos.
  5. Presentación del caso y evidencia.
  6. Los recursos ante la CPI:
  7. Apelación.
  8. Revisión
  • Referencias de situaciones a la oficina de la fiscalía de la CPI conforme al artículo 13 del Estatuto:
  1. Por el Consejo de Seguridad.
  2. Por los Estados Partes.
  3. Conforme a las facultades motu proprio de la fiscal.
  • ¿Es la Fiscal de la CPI poderosa y autónoma?

Bibliografía:

  • Cassese, Antonio (2003) International Criminal Law, Oxford University Press, pp.406-435

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Andrés Domínguez, Ana Cristina (2006), Derecho Penal Internacional Tirant Monografías, disponible electrónicamente en ww.tirant.com, pp. 107-153
  • Castillo Daudí, Mireya & Salinas Alcega, Sergio, (2007) Responsabilidad Penal del Individuo ante los Tribunales Penales Internacionales, Tirant Lo Blanch
  • Guevara, Antonio, et al (2009) Manual Básico sobre la Corte Penal Internacional, Konrad Adenauer Stiftung, Mexico, pp. 89-136, 123-152
  • En la web de la Corte Penal Internacional: www.icc-cpi.int
  • Estatuto de Roma
  • Elementos de los Crímenes en la Corte Penal Internacional

 

24 de octubre de 2015.

LOS PRINCIPIOS DE LEGALIDAD EN DERECHO INTERNACIONAL CONTEMPORÁNEO: ESTATUTO DE ROMA DE LA CPI:

  • Artículo 22 (nullum crimen sine lege).
  • Artículo 23 (nulla poena sine lege).
  • Artículo 24 (irretroactividad ratione personae).
  • Artículo 11 (jurisdicción ratione temporis).

Bibliografía:

  • Bassiouni, Cherif (2003) Introduction to International Criminal Law, NY: Transnational Publishers, pp. 198-226
  • Cassese, Antonio (2003) International Criminal Law, Oxford University Press, pp.135-158, 200-263
  • Andrés Domínguez, Ana Cristina (2006), Derecho Penal Internacional Tirant Monografías, disponible electrónicamente en ww.tirant.com, pp. 126-137
  • Hormazábal Melarée, Hernán (2012), ‘Crímenes Internacionales, jurisdicción y principio de legalidad penal,’ en Ana Isabel Pérez Cepeda [ed], El Principio de Justicia Universal Fundamentos y Límites, tirant lo Blanch México, pp. 237-269, disponible electrónicamente en http://www.tirant.com/mex/
  • Olásolo Alonso, Héctor (2014), Introducción al Derecho Penal Internacional, Tirant Lo Blanch, disponible en tirant.com, pp 81-113
  • Werle Gerhard (2011) Tratado de Derecho Penal Internacional, 2ª. Ed., Tirant Lo Blanch, Valencia, disponible electrónicamente en tirant.com, pp. 77-94
  • Estatuto de Roma disponible en sitio web de la CPI icc-cpi.int

 

DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO.

  • Derecho de los derechos humanos y Derecho Internacional Humanitario
  • Jus in Bello y jus ad bellum
  • Detención por razones de seguridad
  • Armas
  • Métodos y medios de guerra
  • Fuerzas multinacionales
  • Ocupación
  • Participación directa en hostilidades

 

 

 

 

 

 

  • Refugiados, repatriados y desplazados
  • Tortura

Bibliografía:

 

  • Abril Stoffels, Ruth (2001), La asistencia humanitaria en conflictos armados, Tirant lo Blanch, Valencia.
  • Casanovas y la Rosa, Oriol, Derecho de los conflictos armados, Capítulos XLIII y XLIV del libro Instituciones de Derecho Internacional Público de Manuel Diez de Velasco, Editorial Tecnos, Madrid, duodécima edición.
  • Dutli, M.T. (2003), La protección de los niños en los conflictos armados, en particular la prohibición de participación de los niños en las hostilidades y régimen jurídico aplicable en Derecho Internacional Humanitario y temas vinculados, Lecciones y Ensayos, Número 78, Buenos Aires.
  • Fernández-Flores y De Funes, José Luis (2002), El derecho de los conflictos armados: de iure belli, el derecho de la guerra: derecho internacional humanitario, el derecho humanitario bélico, Ministerio de Defensa Español.
  • Herr, Michael (2003), Despachos de guerra, Editorial Anagrama, Barcelona.
  • Miller, J./ Engelberg, S./Broad, W. (2003), Guerra bacteriológica, las armas biológicas y la amenaza terrorista, Ediciones B., Barcelona.
  • Rodríguez Villasante y Prieto, José Luis (Coord.), (2006), El Derecho Internacional Humanitario ante los retos de los conflictos armados actuales, Cruz Roja Española y Fundación Rafael del Pino, ed. Marcial Pons, Madrid-Barcelona.
  • Rogeres, Anthony P.V/ Malherbe, Paul (editor Bruno Doppler) (1999), Derecho al Objetivo, Comité Internacional de la Cruz Roja, Ginebra.
  • Salmón, Elisabeth (2004), Introducción al Derecho Internacional Humanitarii, Pontificia Universidad de Peú-CICR.
  • Colección de documentos en materia de derecho de La Haya (conducta de las hostilidades, y el derecho de Ginebra (personas protegidas)

 

7 de noviembre de 2015.

SUJETOS RATIONE PERSONAE.

  • Responsabilidad individual en la comisión de crímenes internacionales
  • Las organizaciones y grupos armados y la comisión de crímenes internacionales.
  • Formas punibles de participación
  1. Autoría:
  2. Comisión individual
  3. Comisión conjunta:
  4. La jurisprudencia de los Tribunales penales ad hoc: la doctrina de la participación en una empresa criminal conjunta (joint criminal enterprise)
  5. Art. 25.3 del Estatuto de la CPI: coautoría basada en la empresa criminal común

Bibliografía:

  • Bassiouni, Cherif (2003) Introduction to International Criminal Law, NY: Transnational Publishers, pp. 57-92

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Roper D. Steven & Barria A Lilian (2006), ‘From Impunity to Imprisonment: Individual Accountability under International Law’, Designing Criminal Tribunals, Ashgate: US, pp. 1-15
  • UNO, Digest of ICTR and ICTY Appeals Chamber Judgments. Part One: Procedural and Evidentiary Standards. Revised and Updated through 19 March 2013, Office of the Prosecutor International Criminal Tribunal for Rwanda, pp 59-95
  • Olásolo Héctor (2011), ‘Reflexiones sobre el Desarrollo de la Doctrina de la Empresa Criminal Común,’ en Ensayos de Derecho Penal y Procesal Internacional, pp. 269-311, Instituto Iberoamericano de La Haya, disponible electrónicamente en tirant lo Blanch tirant.es, pp. 212-232
  • Olásolo Héctor (2013), Tratado de Autoría y Participación en Derecho Penal Internacional, tirant lo Blanch, disponible electrónicamente en tirant.e13s, pp. 156-204
  • Rocha Herrera Mónica (2014), Actores No Estatales, grupos armados, milicias, señores de la guerra, grupos criminales organizados y paramilitares ¿Pueden acaso estos grupos cometer crímenes internacionales conforme al derecho penal internacional?, manuscrito en proceso de publicación en la Memoria del Cuarto Congreso de Filosofía de Derecho, FES Acatlán UNAM.
  • Situation in the Republic of Kenya, Public Document, Decision Pursuant to Article 15 of the Rome Statute on the Authorization of an Investigation into the Situation in the Republic of Kenya, Pre trial Chamber II, ICC, 31 March 2010, disponible en sitio de la CPI: icc-cpi.int
  • Situation in the Democratic Republic of the Congo in the case ofthe Prosecutor v. Germain Katanga and Mathieu Ngudjolo Chui, Decision on the Confirmation of Charges Pre Trial Chamber I, ICC, No.: ICC-01/04-01/07 [para doctrina de Empresa Criminal Común en CPI], 30 September 2008, disponible en sitio web de la CPI: icc-cpi.int, pp. 156-204
  • The Trial of German Major War Criminals, Proceedings of the International Military Tribunal Sitting at Nuremberg Germany. Part 22, 22nd August 1946 to 31st August 1946, 30th September 1946 and Ist October 1946, taken from the official transcript. Published under the authority of H.M. Attorney General by His Majesty’s Stationery Office, London 1950.
  • Estatuto de Roma de la CPI disponible en icc-cpi.int
  • Corte Penal Internacional (CPI) (icc-cpi.int/)
  • icty.org
  • ictr.org

 

PRINCIPIOS DE DERECHO PENAL INTERNACIONAL: PRINCIPIOS DE RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL Y SUPERIOR JERÁRQUICO.

  • Principio de superior jerárquico:
  • ¿Qué significa que tenía que haber sabido?
  • ¿Puede ser un comandante encontrado culpable por los delitos cometidos por su subordinado?
  • Defensas admisibles e inadmisibles
  • Las órdenes superiores.
  • Las órdenes de cometer genocidio o crímenes de lesa humanidad son manifiestamente ilícitas.

 

 

 

 

 

 

 

Bibliografía:

  • Bassiouni, Cherif (2003) Introduction to International Criminal Law, NY: Transnational Publishers, pp. 259-333
  • Cassese, Antonio (2003) International Criminal Law, Oxford University Press, pp.135-158, 200-263
  • Major Smidt L. Michael (2000), ‘Yamashita, Medina and Beyond: Command Responsibility in Contemporary Military Operations,’ en Military Law Review, 164:155, pp. 155-234
  • Vetter, R. Greg (2000), ‘Command Responsibility of Non Military Superiors in the International Criminal Court (ICC)’, Yale Journal of International Law, 25:89, pp. 89-143
  • Ambos Kai (2008) ¿Cómo imputar a los superiores crímenes de los subordinados en el derecho penal internacional?, Universidad Externado de Colombia, Colección de Estudios No. 37, disponible en tirant lo Blanch www.tirant.es
  • Rocha Herrera Mónica (2012), ‘Principio de Responsabilidad Individual’, en Marco Teórico Jurídico que Sustenta en Uso Legítimo de la Fuerza del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, manuscrito, Sedena:México, pp. 128-142
  • Werle Gerhard (2011) Tratado de Derecho Penal Internacional, 2ª. Ed., Tirant Lo Blanch, Valencia, disponible electrónicamente en tirant.com, pp.310-391
  • unictr.org
  • unicty.org

Núremberg:

  • The Trial of German Major War Criminals, Proceedings Military Tribunal Sitting at Nuremberg, Germany, Part 22 22nd August 1946 to 31 August 1946, 30th September 1946 and 1st October 1946, taken from the official transcript, published under the authority of H.M. Attorney General By His Majesty’s Stationery office, London 1950

ICTR:

  • The Prosecutor v. George Rutaganda International Criminal Tribunal for Rwanda, Case No: ICTR-96-3-T, Judgment and Sentence, disponible en http://www.unictr.org/Portals/0/Case/English/Rutaganda/judgement/991206.pdf
  • The Prosecutor v. Ndindilyimana et al. (Military II) (ICTR-00-56) Appeals Chamber Judgement11 February 2014, disponible en http://www.unictr.org/sites/unictr.org/files/case-documents/ictr-00-56/appeals-chamber-judgements/en/140211.pdf

ICTY:

  • The Prosecutor v. Radislav Krstić, [2004] Case No. IT-98-33-A, ICTY, Judgment, International Criminal Tribunal for the former Yugoslavia (ICTY) disponible en sitio del tribunal: :www.icty.org
  • The Prosecutor v. Vlastimir Dordević International Tribunal for the Prosecution of Persons Responsible for Serious Violations of International Humanitarian Law Committed in the Territory of the Former Yugoslavia since 1991, Case No. IT-05-87/1-T, 23 February 2011, disponible en http://www.icty.org/x/cases/djordjevic/tjug/en/110223_djordjevic_judgt_en.pdf
  • The Prosecutor v. Sefer Halilović International Tribunal for the Prosecution of Persons Responsible for Serious Violations of International Humanitarian Law Committed in the Territory of the Former Yugoslavia since, Case No. IT-01-48-A 16 October 2007, disponible en http://www.icty.org/x/cases/halilovic/acjug/en/071016.pdf

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • The Prosecutor v. Momčilo Kranjišnik, International Tribunal for the Prosecution of Persons Responsible for Serious Violations of International Humanitarian Law Committed in the Territory of the Former Yugoslavia since 1991, Case: IT-00-39-T, 27 September 2006, disponible en http://www.icty.org/x/cases/krajisnik/tjug/en/kra-jud060927e.pdf
  • The Prosecutor v. Radislav Kristić, International Tribunal for the Prosecution of Persons Responsible for Serious Violations of International Humanitarian Law Committed in the Territory of the Former Yugoslavia since 1991, Case IT-98-33-A, Appeals Chamber Judgment, 19 April 2004, disponible en http://www.icty.org/x/cases/krstic/tjug/en/krs-tj010802e.pdf
  • The Prosecutor v. Zoran Kupreškić et al International Tribunal for the Prosecution of Persons Responsible for Serious Violations of International Humanitarian Law Committed in the Territory of the Former Yugoslavia since 1991, Case No. IT-95-16-T 14, , Judgment, January 2000, disponible en http://www.icty.org/x/cases/kupreskic/tjug/en/kup-tj000114e.pdf
  • The Prosecutor of the Tribunal Against Ratko Mladić,The International Criminal Tribunal for the Former Yugoslavia, Case No. IT-09-92-PT, Fourth Amended Indictment, 16 December 2011
  • The Prosecutor v.. Mladen Naletilić, a.k.a “Tuta” Vinko Martinović, a.k.a. “Ŝtela”, 3 May 2006, International Tribunal for the Prosecution of Persons Responsible for Serious Violations of International Humanitarian Law Committed in the Territory of the Former Yugoslavia since 1991, Case No. IT-98-34-A, disponible en http://www.icty.org/x/cases/naletilic_martinovic/acjug/en/nal-aj060503e.pdf
  • The Prosecutor v. Naser Orić International Tribunal for the Prosecution of Persons Responsible for Serious Violations of International Humanitarian Law Committed in the Territory of the Former Yugoslavia since 1991, Case No. IT-03-68-A, 3 July 2008
  • The Prosecutor et al, Vujadin Popović International Tribunal for the Prosecution of Persons Responsible for Serious Violations of International Humanitarian Law Committed in the Territory of the Former Yugoslavia since 1991, Judgment, Case
  • IT-05-88-T, 10 June 2010
  • The Prosecutor v. Drazen Erdemovic [1998] Case No. IT-96-22-A,  ICTY, Judgment, disponible en sitio del tribunal internacional penal para la ex Yugoslavia: www.icty.org/x/cases/erdemovic/acjug/en/erd-aj971007e.pdf
  • The Prosecutor v. Zdravko Tolimir International Tribunal for the Prosecution of Persons Responsible for Serious Violations of International Humanitarian Law Committed in the Territory of the Former Yugoslavia since 1991, Case IT-05-88/2 T, Trial Judgment, 12 December 2012, disponible en http://www.icty.org/x/cases/tolimir/tjug/en/121212.pdf

 

 

14 de noviembre de 2015.

RATIONE MATERIAE. CRÍMENES INTERNACIONALES: GENOCIDIO, CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD, CRÍMENES DE GUERRA Y AGRESIÓN EN LA CORTE PENAL INTERNACIONAL:

  • Derecho sustantivo.
  • El concepto de crimen internacional.
  • Los crímenes internacionales.

 

 

 

 

 

 

  • Crímenes internacionales jus cogens: genocidio, crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra.
  • Revisión de contenidos de conferencia de Kampala (2010) donde se adopta definición de agresión y acto de agresión. la Corte ejercerá su competencia a condición de que se adopte una decisión después del 1 ene.2017, por la misma mayoría de estados partes  requeridos para la aprobación  de una enmienda.
  • Elementos de los crímenes: dolus specialis, mens rea.
  • Imprescriptibilidad de los crímenes.
  • La comisión de crímenes internacionales por civiles
  • Relación con el Derecho Internacional Humanitario

 

Biografía:

  • Ambos Kai (2011), ‘Crimes Against Humanity and the International Criminal Court’, en Forging a Convention for Crimes Against Humanity [edited by Leila N. Sadat], Cambridge University Press, pp. 279-305
  • Bassiouni, Cherif (2003) Introduction to International Criminal Law, NY: Transnational Publishers, pp. 109-178
  • Cassese, Antonio (2003) International Criminal Law, Oxford University Press, pp. 47-132, 159-199
  • Lemkin, Raphael “Genocide – A Modern Crime” (1945) 4 Free World at 39-43
  • Lerner, Natan (1994), ‘Ethnic Cleansing’ en Israel Yearbook on Human Rights, 24, pp. 103-117
  • Schabas, William (2005), Genocide Trials and Gacaca Courts’. The Rwandan Courts in Quest of Accountability. Journal of International Criminal Justice 3, pp. 879-895
  • Schabas, William (2002-2003), ‘Mens Rea and the International Criminal Tribunal for the Former Yugoslavia,’ 37 New England Law Review, pp. 1015-1036
  • Scheffer, David (2011), ‘Crimes Against Humanity and the Responsibility to Protect,’ en Forging a Convention for Crimes Against Humanity [edited by Leila N. Sadat], Cambridge University Press, pp. 305-323
  • Stanton, H Gregory (2011), ‘Why the World Needs an International Convention on Crimes Against Humanity [sic] en Forging a Convention for Crimes Against Humanity [edited by Leila N. Sadat], Cambridge University Press, pp. 345-359
  • Buis, Emiliano (2004-2005), ‘La Responsabilidad Penal del Individuo por el Crimen de “Limpieza Étnica” en la Jurisprudencia Internacional, 20 Amsterdam University International Law Review, pp. 109-159
  • Chornet Ramón, Consuelo [Coordinadora] (2014), Conflictos Armados: de la vulneración de los derechos humanos a las sanciones del derecho internacional, tirant lo blanch, disponible en tirant.es
  • Fernández-Pacheco Estrada, Cristina (2011), El Genocidio en el Derecho Penal Internacional, Análisis de sus Elementos Esenciales en el Marco de la Corte Penal Internacional, Universidad de Alicante, disponible electrónicamente en tirant.es
  • FIDH, Genocidio en Guatemala Ríos Montt Culpable, disponible en https://www.fidh.org/IMG/pdf/informe_guatemala613esp2013.pdf
  • Rocha Herrera Mónica (2012), ‘Los Crímenes Ratione Materiae competencia de la Corte Penal Internacional,’ en Marco Teórico que Sustenta el Uso Legítimo de la Fuerza del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, manuscrito, Sedena: México, pp. 113-128

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Rocha Herrera Mónica (2011) ‘La Fórmula Tádic (Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia) y su aplicación en conflictos armados de carácter no internacional,’ [Tadic Formula –ICTY- and its application in armed conflicts of non international character] in Guerrero Miztli, Colegio de la Defensa Nacional, México , volumen 9.
  • Universidad Iberoamericana et al (2010) Genocidio, Crímenes de Guerra y Crímenes de Lesa Humanidad: Compendio Temático sobre Jurisprudencia del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia, UIA:México
  • Werle Gerhard (2011) Tratado de Derecho Penal Internacional, 2ª. Ed., Tirant Lo Blanch, Valencia, disponible electrónicamente en tirant.com, pp. 410-771
  • Resolución RC/Res.6, aprobada por consenso en la 13a sesión plenaria el 11 de junio de 2010, Conferencia de la Asamblea de Estados Partes de la CPI, Kampala, disponible en: uclm.es/profesorado/asanchez/webdih/02Textos%20normativos/02TN05PENAL/RC-Res.6-SPA.pdf
  • Artículo 8 bis Estatuto de Roma (crimen de agresión y acto de agresión) en Estatuto de Roma
  • Colección de documentos en materia de derecho de La Haya (conducta de las hostilidades, y el derecho de Ginebra (personas protegidas)
  • The Prosecutor v. Radislav Krstić, [2004] Case No. IT-98-33-A, ICTY, Judgment, International Criminal Tribunal for the former Yugoslavia (ICTY) disponible en sitio del tribunal:www.icty.org
  • The Prosecutor v. Jean-Paul Akayesu, [1998] Case No. ICTR-96-4-T, Judgment, disponible en sitio del Tribunal Penal internacional para Ruanda: unictr.org/Portals/0/Case/English/Akayesu/judgement/akay001.pdf
  • Prosecutor v. Akayesu (ICTR, 1998) (para genocidio: resultado de la jurisprudencia del ICTR en materia de violencia sexual dirigida a un grupo étnico definido puede equiparse a genocidio).
  • The Prosecutor v. Ratko Mladic, Prosecution Pre-Trial brief, Case No. IT-09-92-PT, 24 February 2012, Trial Chamber I, ICTY.
  • Prosecutor v. Dusko Tadic [2000], Case No.: IT-94-1-A and IT-94-1-A bis, Judgment in sentencing Appeals, ICTY, disponible en http://www.icty.org/x/cases/tadic/acjug/en/tad-asj000126e.pdf
  • The Judgment of the International Court of Justice in the “Genocide Case” Between Bosnia Herzegovina v. Serbia and Montenegro, April 13, 2007, 46 ILM 185 (2007). Disponible también en sitio web de la CIJ de la ONU icj-cij.org.
  • The Prosecutor v. Alfred Musema (Judgement and Sentence), ICTR-96-13-T, International Criminal Tribunal for Rwanda (ICTR), 27 January 2000, disponible en: ictr.org
  • Situation in the Republic Democratic of The Congo, Prosecutor v. Thomas Lubanga Dylo, ICC-01/04-01/06, 29 January 2007, Pre-Trial Chamber disponible en sitio de la CPI www.icc-cpi.int

 

 

21 de noviembre de 2015.

INMUNIDAD DEL ESTADO EN LA CORTE PENAL INTERNACIONAL Y JURISDICCIÓN

  • Inmunidad del Estado en derecho internacional.
  • Inmunidad del Estado en la Corte Penal Internacional (irrelevancia del cargo oficial)

 

 

 

 

 

 

Biografía:

  • Akande Dapo and Shah Sangeta (2010) ‘Immunities of State Officials, International Crimes and Foreign Domestic Courts’, European Journal of International Law, 21 No. 4, pp. 815-852
  • Bassiouni, Cherif (2003) Introduction to International Criminal Law, NY: Transnational Publishers, pp. 333-346
  • Cassese, Antonio (2002), ‘When May Senior State Officials Be Tried for International Crimes? Some Comments on the Congo v. Belgium Case, European Journal of International Law, 13:4, pp. 853:875
  • Arrest Warrant of 11 April 2000 (Democratic Republic of the Congo v. Belgium), International Court of Justice, Judgment, 14 February 2002, disponible en sitio de la Corte: www.icj-cij.org
  • Caso práctico: The Prosecutor vs. Charles Ghankay Taylor, Sentencing Judgment, 30 May 2012
  • Estatuto de la Corte Penal Internacional en www.icc-cpi.int

 

EL ESTATUTO DE ROMA Y LA COMPLEMENTARIEDAD

  • Implementación del derecho penal internacional en el derecho interno
  • Competencias concurrentes:
  1. Corte Penal Internacional
  2. Tribunales nacionales
  • La necesidad de implementar
  • Crímenes internacionales en derecho doméstico y cortes nacionales
  • otras disposiciones de derecho penal sustantivo para México:
  1. desaparición forzada,
  2. crímenes de lesa humanidad sin tipificación en legislación doméstica, tortura, crimen organizado, trata de personas y narcotráfico.

Biografía:

  • Carsten Stahn (2008), ‘Complementarity: A Tale of Two Notions,’ en Criminal Law Forum 19:87-113
  • Dembowski, Larry Charles (2003) ‘The International Criminal Court: Complementarity and its Consequences,’ en Accountability for Atrocities National and International Responses (Jane E. Stromseth Editor), Transnational Publishers, pp. 135-169
  • Kleffner, Jann K (2003), ‘The Impact of Complementarity on National Implementation of Substantive International Criminal Law,’ Journal of International Criminal Justice 1, pp. 86-113
  • Guevara, Antonio, et al (2009) Manual Básico sobre la Corte Penal Internacional, Konrad Adenauer Stiftung, Mexico, pp. 35-59
  • Olásolo Héctor (2011), ‘De los riesgos y de las precauciones necesarias en la aplicación del principio de complementariedad por la Corte Penal Internacional: el estudio de la determinación nacional de las penas como objeto del análisis de admisibilidad.’ en Ensayos de Derecho Penal y Procesal Internacional, pp. 269-311, Instituto Iberoamericano de La Haya, disponible electrónicamente en tirant lo Blanch tirant.es, pp. 119-159
  • Werle Gerhard (2011) Tratado de Derecho Penal Internacional, 2ª. Ed., Tirant Lo Blanch, Valencia, disponible electrónicamente en tirant.com, pp. 157-166

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Estatuto de Roma de 1998, disponible en: icc-cpi.int
  • Convención de las Naciones Unidas contra el tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias psicotrópicas (Viena 1988)
  • Convención de Naciones Unidas contra la delincuencia organizada (Nueva York 2000) (México solo la tiene firmada)
  • Convención para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena (EUA 1950)
  • Convenio sobre la marcación de explosivos plásticos para los fines de detección (Montreal 1991)
  • Convención interamericana sobre el tráfico internacional de menores (México 1994) (México solo la tiene firmada)
  • Corte Penal Internacional (CPI) (icc-cpi.int/
  • Diario Oficial de la Federación (dof.gob.mx/)
  • Suprema Corte de Justicia de la Nación (scjn.gob.mx/Paginas/Inicio.aspx)

 

 

28 de noviembre de 2015

PRINCIPIOS DE JURISDICCIÓN: ENSAYO Y MALE CAPTUS

  • Principio de nacionalidad (activa y pasiva)
  • Principio de protección
  • Principio de jurisdicción universal:
  1. Principio de jurisdicción universal (erga omnes y aut dedere aut judicare para aquellas normas jus cogens) obligación de juzgar o extraditar.

Biografía:

  • Cassese, Antonio (2002), ‘When May Senior State Officials Be Tried for International Crimes? Some Comments on the Congo v. Belgium Case, European Journal of International Law, 13:4, pp. 853:875
  • Kreβ, Claus (2006) ‘Universal Jurisdiction over International Crimes and the Institut de Droit international’ en Journal of International Criminal Justice 4, pp. 561-585
  • Gaeta, Paola (2003), ‘Ratione Materiae Immunities of Former Heads of State and International Crimes: The Hissène Habré Case’, en Journal of International Criminal Justice 1, pp. 186-196
  • Reydams Luc (2003), Universal Jurisdiction, International and Municipal Legal Perspectives, Oxford Monographs in International Law, Oxford University Press, pp. 1-80.
  • Villagrán Kramer, Francisco (2001), El Largo Brazo de la Justicia Penal Internacional, Corte Suprema de Justicia, Unidad de Modernización del Organismo Judicial: Guatemala, Banco Mundial, pp. 75-107
  • Werle Gerhard (2011) Tratado de Derecho Penal Internacional, 2ª. Ed., Tirant Lo Blanch, Valencia, disponible electrónicamente en tirant.com, pp. 133-157
  • Arrest Warrant of 11 April 2000 (Democratic Republic of the Congo v. Belgium), International Court of Justice, Judgment, 14 February 2002, disponible en sitio de la Corte: icj-cij.org

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • The Case of the S.S. “Lotus”, the Government of the French Republic versus the Government of the Turkish Republic, Judgment No. 9 (1927), September, Twelfth Ordinary Session, Permanent Court of Justice [Sociedad de las Naciones, Series A-10 Collection of Judgments of the Permanent Court of Justice disponible en sitio de la Corte Internacional de Justicia de la ONU icj-cij.org o directamente en http://www.icj-cij.org/pcij/serie_A/A_10/30_Lotus_Arret.pdf]

 

ABDUCCIÓN: MALA CAPTUS BENE DETENTUS.

  • Otros recursos diferentes a la extradición: deportación y abducción.
  • Normas de derecho internacional que se violan con la abducción de un individuo.
  • Carta de la ONU: principio de integridad territorial (art. 2.4).
  • Principio de soberanía nacional, art. 2.1.
  • Mala captus, bene detentus. en derecho doméstico.

Biografía:

  • Villagrán Kramer, Francisco (2001), El Largo Brazo de la Justicia Penal Internacional, Corte Suprema de Justicia, Unidad de Modernización del Organismo Judicial: Guatemala, Banco Mundial, pp. 185-210
  • Carta de la ONU
  • Carta de la OEA
  • Declaración sobre los Principios de Derecho Internacional Referentes a las Relaciones de Amistad y a la Cooperación entre Estados de Conformidad con la Carta de la ONU, Resolución 2625 (XXV) de 1970 de la Asamblea General de la ONU
  • United States v. Alvarez Machain No. 91-712 (Supreme Court of the United States), resúmen disponible en https://supreme.justia.com/cases/federal/us/504/655/case.html
  • Public Prosecutor v. Eichmann (“Eichmann’s Criminal Case No. 40/61), (1961), 36 ILR 5 (Dist. Ct. Jerusalem), disponible en http://www.trial-ch.org/fileadmin/user_upload/documents/trialwatch/eichmann_district.pdf
  • Colección de Tratados de la ONU (un.org/es/databases/)
  • Corte Internacional de Justicia: www.icj-cij.org
  • Departamento de Derecho Internacional de la OEA (oas.org/dil/esp/departamento_derecho_internacional.htm)
  • Organización de las Naciones Unidas, disponible en; www.un.org/

 

 

 

5 de diciembre de 2015.

DELITOS INTERNACIONALES Y GLOBALES.

  • Conceptos relacionados
  • Delitos específicos
  • Tribunales Internacionales
  • Delitos competencia de las Cortes y Tribunales Internacionales
  • ¿Delitos Globales, Internacionales o Nacionales?

 

 

 

 

 

 

 

Bibliografía:

 

  • Podgor Ellen S. y Roger S. Clark (2008), Understanding International Criminal Law, LexisNexis.
  • Sartori, Giovanni y Gianni Mazzoleni (2003), La Tierra Explota: Superpoblación y Desarrollo, Taurus.
  • Suñé Llinás, Emilio (2015), La Constitución del Ciberespacio, Biblioteca Jurídica Americana, Editorial Porrúa, Red Internacional de Juristas para la Integración Americana y Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid.
  • United Nations Interregional Crime and Justice Research Institute www.unicri.it
  • United Nations on Drugs and Crime www.unodc.org

 

CRIMEN ORGANIZADO TRANSNACIONAL.

  • Introducción
  • Organización delictiva y actividad criminal
  • Responsabilidad
  • Investigación
  • Procedimientos
  • Penas y Sanciones.

Bibliografía:

 

  • Convención de las Naciones Unidas Contra la Delincuencia Organizada Transnacional.
  • Castillo Daudí, Mireya y Sergio Salinas Alcega (2007), Responsabilidad Penal del Individuo ante los Tribunales Penales Internacionales, Tirant Lo Blanch.
  • Olásolo, Héctor (2011), Reflexiones sobre el Desarrollo de la Doctrina de la Empresa Criminal Común, Ensayos de Derecho Penal y Procesal Internacional, Instituto Iberoamericano de La Haya, Tirant Lo Blanch.
  • Podgor Ellen S. y Roger S. Clark (2008), Understanding International Criminal Law, LexisNexis.
  • United Nations Interregional Crime and Justice Research Institute www.unicri.it
  • United Nations on Drugs and Crime www.unodc.org

 

 

12 de diciembre de 2015

TERRORISMO.

 

  • Definición
  • Radicalización y extremismo
  • Combatientes y mercenarios
  • Sabotaje
  • Toma de Rehenes
  • Seguridad Urbana
  • Amenazas Biológicas, Nucleares y Químicas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Bibliografía:

  • Abrams, Norman (2005), Anti-Terrorism and Criminal Enforcement, LexisNexis.
  • Burleigh, Michael (2008), Sangre y Rabia. Una historia cultural del terrorismo, Ciudad de México, México, Taurus.
  • Ignatieff, Michael (1998), El Honor del Guerrero¸ Ciudad de México, México, Taurus.
  • Ignatieff, Michael (2004), El Mal Menor, Ciudad de México, México, Taurus.
  • Perry, Nicholas J. (2004), The Numerous Federal Legal Definitions of Terrorism: The Problem of Too Many Grails, J. Legis.
  • Podgor Ellen S. y Roger S. Clark (2008), Understanding International Criminal Law, LexisNexis.
  • Stiglitz, Joseph y Linda J. Bilmes (2008), La guerra de los tres billones de dólares, Ciudad de México, México, Taurus.
  • United Nations Interregional Crime and Justice Research Institute www.unicri.it
  • United Nations on Drugs and Crime www.unodc.org
  • Convenio para la Represión del Apoderamiento Ilícito de Aeronaves (Convenio de La Haya).
  • Convenio sobre las Infracciones a ciertos actos cometidos a bordo de las Aeronaves (Convenio de Tokio).
  • Convenio para la Represión de Actos Ilícitos contra la Seguridad de la Aviación Civil (Convenio Montreal).
  • Convención Internacional Contra la Toma de Rehenes.
  • Convención sobre la Protección Física de los Materiales Nucleares.
  • Convenio para la Represión de Actos Ilícitos contra la Seguridad de la Navegación Marítima.
  • Convenio sobre la marcación de explosivos plásticos para los fines de detección.
  • Convenio Internacional para la represión de la financiación del Terrorismo.
  • Convenio Internacional para la represión de los atentados terroristas cometidos con bombas.
  • Convenio Internacional para la represión de los actos de terrorismo nuclear.

 

Casos:

  • Terrorismo Islámico.
  • Revolucionarios Rusos
  • Dinamiteros Fenianos y el Ejército Republicano De Irlanda IRA.
  • ETA y el País Vasco.

 

LAVADO DE DINERO.

  • Delitos de cuello blanco
  • Persecución
  • Cooperación Internacional
  • Vínculo con otros delitos.

 

Bibliografía:

 

  • Álvarez Pastor, Daniel y Fernando Eguidazu (1998), La prevención del blanqueo de capitales, Pamplona, España, Aranzadi.

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Aránguez Sánchez, Carlos (2000), El Delito de Blanqueo de Capitales, Barcelona, España, Marcial Pons.
  • Antonini, Enrique y Patricia Llerena (1996), Narcotráfico: implicaciones estratégicas, políticas y económicas, Buenos Aires, Argentina, Fundación Integración.
  • García Gibson, Ramón (2013), Ley Federal para la Prevención e Identifiación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita (comentada), Ciudad de México, México, INACIPE.
  • Podgor Ellen S. y Roger S. Clark (2008), Understanding International Criminal Law, LexisNexis.
  • United Nations Interregional Crime and Justice Research Institute www.unicri.it
  • United Nations on Drugs and Crime www.unodc.org

 

Casos:

  • Oceanografía.
  • Liberty Reserve.

 

 

19 de diciembre de 2015.

NARCOTRÁFICO.

 

  • Tráfico de Armas
  • Tráfico de Drogas
  • Tráfico de Órganos
  • Prevención

Bibliografía:

 

  • Fernández Menéndez, Jorge y Ana María Salazar Slack (2008), El Enemigo en casa. Drogas y Narcomenudeo en México, Ciudad de México, México, Taurus.
  • Fernández Menéndez, Jorge y Bibiana Belsasso (2010), Justicia Inútil, Ciudad de México, México, Taurus.
  • Podgor Ellen S. y Roger S. Clark (2008), Understanding International Criminal Law, LexisNexis.
  • Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas.
  • Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional.
  • United Nations Interregional Crime and Justice Research Institute www.unicri.it
  • United Nations on Drugs and Crime www.unodc.org

 

Casos:

  • Cartel de Sinaloa.

 

 

 

 

 

 

TRATA DE PERSONAS Y TRÁFICO ILÍCITO DE MIGRANTES.

  • Diferencia entre trata, tráfico y otras actividades delictivas
  • Violencia contra la mujer, menores e incapaces
  • Explotación sexual
  • Explotación laboral
  • Instrumentos nacionales e internacionales

 

Bibliografía:

 

  • Cicero-Dominguez, Salvador (2005), Assessing the U.S.-Mexico Fight against Human Trafficking and Smuggling: Unintended Results of U.S. Immigration Policy, New Western Journal of International Human Rights Law.
  • Coronado Contreras, Jesús Edmundo (2012), La Trata de Personas y la Campaña Corazón Azul, IUS Ibero, Universidad Iberoamericana Ciudad de México.
  • Coronado Contreras, Jesús Edmundo (2013), La Esclavitud del Siglo XXI, DIKE, Universidad Panamericana Ciudad de México.
  • Coronado Contreras, Jesús Edmundo (2015), The need of cooperation agaisnt human trafficking, IUS Ibero, Universidad Iberoamericana Ciudad de México.
  • Dalton, Robert W. (2009), Human Trafficking: A dirty little secret, Herald Journal.
  • Fredette, Kalen (2009), Revising the UN Protocol on Human Trafficking: Striking Balances for More Effective Legislation, Cardozo Journal of International and Comparative Law.
  • Garza, Rocío (2011), Addressing Human Trafficking along the United States-Mexico border: The need for a bilateral partnership, Cardozo Journal of International and Comparative Law.
  • Haynes, Dina (2009), Exploitation Nation: The Thin and Grey Legal Lines between Trafficked Persons and Abused Migrant Laborers, Notre Dame J.L.
  • McAdams, Megan (2009), Modern Day Slavery in Mexico and the US, Independent.
  • Podgor Ellen S. y Roger S. Clark (2008), Understanding International Criminal Law, LexisNexis.
  • Shirk, David and Alexandra Webber (2004), Slavery without Borders: Human Trafficking in the U.S.-Mexican Context, Hemisphere Focus.
  • Siddharth, Kara (2009), Sex Trafficking. Inside the business of Modern Slavery, Columbia University Press.
  • Suñé Llinás, Emilio (2015), La Constitución del Ciberespacio, Biblioteca Jurídica Americana, Editorial Porrúa, Red Internacional de Juristas para la Integración Americana y Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid.
  • Convención de las Naciones Unidas Contra la Delincuencia Organizada Transnacional.
  • Convención para la Represión de la Trata de Personas y de la Explotación de la Prostitución Ajena.
  • Convención Interamericana Sober el Tráfico Internacional de Menores.
  • United Nations Interregional Crime and Justice Research Institute www.unicri.it
  • United Nations on Drugs and Crime www.unodc.org

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Casos:

  • United States v. Jiménez Calderón et. al.
  • Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre.

 

9 de enero de 2016.

DELITOS AMBIENTALES.

  • Tráfico de vida silvestre.
  • Tráfico de flora y fauna.
  • Tráfico ilícito de desechos.

Bibliografía:

 

  • Gonzaga Valencia Hernández, Javier (2014), El Acceso a la Justicia Ambiental en Latinoamérica, Biblioteca Jurídica Americana, Editorial Porrúa, Red Internacional de Juristas por la Integración Americana y Universidad de Caldas.
  • Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) www.cemda.org.mx
  • United Nations Interregional Crime and Justice Research Institute www.unicri.it
  • United Nations on Drugs and Crime www.unodc.org

 

Casos:

  • Operación Clean Up: Tráfico de desechos de Italia hacia Nigeria y Ghana.
  • BP y el Golfo de México.
  • Cabo Pulmo.

 

CIBERDELITOS O CIBERDELINCUENCIA.

  • Hacking y Ataques cibernéticos.
  • Sitios clonados
  • Uso indebido de las nuevas tecnologías (extorsión)
  • Fraude, Crypto currencies y Bitcoin.
  • Piratería
  • Robo de Identidad
  • Espionaje
  • Ciberterrorismo

 

Bibliografía:

 

  • Conway, Maura (2005), Terrorism and the Internet: New Media – New Threat?, Clean IT Project.
  • Conway, Maura (2013), Cyberterrorism: The Story So Far, Department of Political Science, Trinity College of Dublin, Ireland.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Coronado Contreras, Jesús Edmundo (2015), Breves consideraciones sobre la Ciberdelincuencia y el Ciberterrorismo, Anuario 2015, Unión de Revistas de Estudiantes de Derecho y el Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México.
  • Hargreaves, Claire y Daniel Prince (2013), Understanding Cyber Criminals and Measuring their future activity developing Cybercrime Research, Lancaster University.
  • Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (2007), Ciberterrorismo: Una amenaza real y creciente, Observatorio de la Seguridad de la Información.
  • Jalil, S.A. (2003), Countering Cyber Terrorism Effectively: Are We Ready To Rumble?, GIAC Security Essentials Certification.
  • Koops, Bert-Jaap (2010), The Internet and its Opportunities for Cybercrime, First Part: Risk Factors – Environment.
  • Podgor Ellen S. y Roger S. Clark (2008), Understanding International Criminal Law, LexisNexis.
  • Pollit, Mark (2014), What is Cyber-terrorism?, Computer Crime Research Centre.
  • Sachoff, Mike (2008), Man Convicted in Estonia Cyber Attack, WebProNews.
  • Suñé Llinás, Emilio (2015), La Constitución del Ciberespacio, Biblioteca Jurídica Americana, Editorial Porrúa, Red Internacional de Juristas para la Integración Americana y Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid.
  • Wilson, Clay (2008), Botnets, Cybercrime and Cyberterrorism: Vulnerabilities and Policy Issues for Congress, CRS Report.
  • United Nations Interregional Crime and Justice Research Institute www.unicri.it
  • United Nations on Drugs and Crime www.unodc.org
  • Convenio sobre la Ciberdelincuencia (Convención de Budapest).

 

Casos:

  • Ciberdelincuencia en España.
  • Ciberterrorismo entre Estonia y Rusia.
  • Ataques ciberterroristas del Estado Islámico.

 

16 de enero de 2016.

FALSIFICACIÓN.

  • Relación con la Delincuencia Organizada
  • Sistemas anti-falsificación

Bibliografía:

  • Heath, Joseph (2009), Lucro Sucio, Ciudad de México, México, Taurus.
  • Podgor Ellen S. y Roger S. Clark (2008), Understanding International Criminal Law, LexisNexis.
  • United Nations Interregional Crime and Justice Research Institute www.unicri.it
  • United Nations on Drugs and Crime www.unodc.org

 

Casos:

  • Falsificación de medicamentos.
  • Falsificación de documentos.

 

 

 

 

 

 

PIRATERÍA MARÍTIMA.

 

  • Antecedentes históricos.
  • Organización Marítima Internacional.
  • Seguridad Privada como Solución.

 

Biografía:

 

  • McNern, Ethan (2008), Big rise in pirate attacks on Shopping, International Maritime Bureau.
  • Podgor Ellen S. y Roger S. Clark (2008), Understanding International Criminal Law, LexisNexis.
  • United Nations Interregional Crime and Justice Research Institute www.unicri.it

 

Casos:

  • Piratas en la costa de Somalia y el Cuerno de África.
  • Sentencias en Alemania.
  • Piratas holandeses.
  • El combate de Estados Unidos a la Piratería Marítima.

 

 

23 de enero de 2016.

CRÍMENES DE ODIO.

 

  • Discriminación.
  • Religión.
  • Género.
  • Nacionalidad
  • Violencia discriminatoria.
  • Tolerancia e Igualdad.

 

Bibliografía:

  • Glucksmann, André (2004), El Discurso del Odio, Taurus.
  • Podgor Ellen S. y Roger S. Clark (2008), Understanding International Criminal Law, LexisNexis.
  • Suñé Llinás, Emilio (2015), La Constitución del Ciberespacio, Biblioteca Jurídica Americana, Editorial Porrúa, Red Internacional de Juristas para la Integración Americana y Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid.
  • United Nations Interregional Crime and Justice Research Institute www.unicri.it
  • United Nations on Drugs and Crime www.unodc.org

 

 

 

 

 

 

 

Casos:

  • Antisemitismo

 

CORRUPCIÓN.

 

  • Cultura de la Impunidad.
  • Relación con el crimen organizado y agrupaciones terroristas.
  • Soborno y delitos de carácter económico.
  • Principios de Transparencia y Rendición de Cuentas.

Bibliografía:

 

  • Florescano, Enrique (coordinador) (2007), La Política en México, Ciudad de México, México, Taurus.
  • Kagan, Robert (2003), Poder y Debilidad, Taurus.
  • Podgor Ellen S. y Roger S. Clark (2008), Understanding International Criminal Law, LexisNexis.
  • Ruiz Sandoval, Erika (editora) (2010), México 2010. Hipotecando el Futuro, Ciudad de México, México, Taurus.
  • Toledo, Francisco, Enrique Florescano y José Woldenberg (coordinadores) (2006),
  • Los desafíos del presente mexicano, Ciudad de México, México, Taurus.
  • Trueba Lara, José Luis (2008), La tiranía de la estupidez, Ciudad de México, México, Taurus.
  • Trueba Lara, José Luis (2013), Miedo absoluto, Ciudad de México, México, Taurus.
  • Ziegler, Jean (2005), El Imperio de la Vergüenza, Ciudad de México, México, Taurus.
  • Convención de las Naciones Unidas Contra la Corrupción.
  • United Nations Interregional Crime and Justice Research Institute www.unicri.it
  • United Nations on Drugs and Crime www.unodc.org

 

Casos:

  • ¿Creación de una Corte Internacional Anti-Corrupción?
  • Sistema Nacional Anti-corrupción en México.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. REQUISITOS DE ADMISIÓN Y MÍNIMO DE ALUMNOS PARA APERTURA
  • Solicitud de ingreso al Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México A.C.
  • Fotocopia de identificación oficial.

El cupo es de al menos 8 participantes.

  • RECONOCIMIENTO Y SISTEMA DE EVALUACIÓN

Diploma de participación otorgado por el Ilustre y nacional Colegio de Abogados de México A.C. a los participantes que obtengan calificación mínima de 7.0 sobre 10.0 en el trabajo de investigación final.

  • LINEAMIENTO DEL TRABAJO DE INVESTIGACIÓN FINAL.

En este caso serían similares a los requisitos para artículos de la revista “El Ilustre” del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México A.C.

  • COSTOS Y FECHAS DE PAGO

SOCIOS DEL INCAM CON CREDENCIAL $2,000.00

BMA Y ANADE $2,500.00 IVA INCLUIDO

ESTUDIANTES $6,000.00 IVA INCLUIDO

PERSONAL MILITAR $6,000.00 IVA INCLUIDO

PÚBLICO EN GENERAL $7,000.00 IVA INCLUIDO

Formas de pago: Tarjetas de Crédito, Débito y/o depósito bancario

Banco: HSBC cuenta 4029151297 – Clabe 021180040291512978

Fecha límite: 19 de septiembre de 2015.

 

“255 Aniversario del Ilustre y Real Colegio de Abogados de México”.

 

 

Oscar Cruz Barney. Ex Presidente del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México.

  1. Los orígenes.

A fines de mayo de 1758 un grupo de abogados del foro de la Ciudad de México solicitaron y obtuvieron tanto del Virrey como de la real Audiencia de la Nueva España, el permiso para reunirse y tratar la conveniencia de fundar un colegio que tuviera como sus principales fines el mutualismo y la dignificación de los abogados, a la cabeza se encontraba Don Baltazar Ladrón de Guevara.

La autorización para la fundación del Colegio fue otorgada por el Rey Carlos III mediante Real Cédula del 21 de junio de 1760, además le otorgó el título de Ilustre y lo admitió bajo su real protección.[1]

Mediante reales cédulas de 6 de noviembre y 24 de diciembre de 1766 se incorporó por filiación el Colegio de Abogados de México al de Madrid, con los mismos privilegios y gracias.  Se trata del primer Colegio de Abogados de América, que no ha cerrado sus puertas desde entonces hasta la fecha.

Los primeros estatutos se imprimieron en Madrid en 1760, otros nuevos en 1808.

La creación del Ilustre y Real Colegio de Abogados de México formará parte de una amplia tarea de organización de la abogacía llevada a cabo por Carlos III en el mundo hispánico, dentro del impulso de la Ilustración y del espíritu gremial.[2]  Así la constitución de colegios de abogados en las capitales sede de las Audiencias Territoriales resultado de la estructura territorial borbónica.  Señala BARCIA LAGO que la fórmula “Ilustre Colegio” se habría de generalizar hacia 1762 extendiéndose a todos los colegios.[3]  Nacerán así los Ilustres Colegios de Abogados de Valencia en 1761[4], La Coruña en 1760[5], Las Palmas de Gran Canaria en 1766[6], Oviedo en 1775[7], Málaga en 1776, Córdoba en 1778, Palma de Mallorca en 1787, Cádiz en 1790 y Cáceres en 1799.

Los santos patronos del Ilustre y Real Colegio de Abogados de México fueron, en primer lugar la Virgen de Guadalupe, seguida por San Juan Nepomuceno, San Juan de Dios y San Andrés Avelino.

A partir de su fundación se estableció un régimen de colegiación obligatoria y control ético y profesional en beneficio de la sociedad.

A los abogados novohispanos se les concedió la gracia especial del derecho a utilizar en sus togas puños de encaje de bolillo, privilegio solo reservado a las altas autoridades eclesiásticas y que se conserva actualmente en las sesiones solemnes del Colegio.

 

 

  1. La organización del Colegio.

 

El Colegio de Abogados de México era gobernado por el rector quien junto con sus conciliarios integraba la Junta Particular o Junta Menor o Junta del Rector, que debía celebrarse cuando menos cada dos meses o cuando el rector así lo consideraba necesario.

Había también Juntas Generales que servían para la elección de funcionarios y la discusión de asuntos graves o importantes como la reforma de estatutos.

El rector era la cabeza visible del Colegio y con ello del cuerpo del foro de la Ciudad de México.

 

III. Los abogados, la independencia y el siglo XIX mexicano.

 

El 22 de abril de 1811 se expidió el decreto Sobre la libre incorporación de los abogados en sus colegios por el que se estableció que los colegios de abogados no podrían tener un número fijo de individuos y la entrada e incorporación a los mismos debía ser libre para cuantos abogados la solicitasen.  Con el decreto de 1811 los abogados y la sociedad en su conjunto perdieron su privilegio principal consistente en la incorporación forzosa al Colegio como requisito para ejercer la abogacía, es decir, la colegiación obligatoria.

Con la independencia, el Colegio de Abogados se adhiere a ella y adopta el nombre de Ilustre e Imperial Colegio de Abogados de México, habiendo nacido México a la vida independiente el 27 de septiembre de 1821 como Imperio Mexicano bajo Agustin de Iturbide o Agustín I.

A la caída del imperio y establecimiento de la República, la denominación del Colegio cambió a la de Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México, que conserva actualmente.

Poco tiempo después la abogacía y la sociedad mexicana recibieron un duro golpe, el 1 de diciembre de 1824 se decreto el libre ejercicio de la abogacía ante los tribunales federales, lo que puso fin en ese momento a la Colegiación obligatoria de quienes quisieren litigar e inició un periodo de pérdida de calidad y control ético de la abogacía mexicana.

Nuevos estatutos del Colegio se publicaron en 1830 y será hasta el 16 de diciembre de 1853 que se restablezca la colegiación obligatoria en México por virtud de la Ley para el arreglo de la administración de justicia de esa fecha.  No podría ejercer ninguno la abogacía sin recibirse y matricularse en el Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México.

Los abogados recibidos e incorporados al Colegio, podían ejercer su profesión en todos los tribunales de la república, presentando su título y la certificación de la matrícula al respectivo tribunal superior. A los que dejaren pasar un año sin pagar las contribuciones del colegio, se les debía borrar la matrícula y con ello quedaban suspensos del ejercicio de la profesión, si no cubrían su adeudo.

La ley establecía que los abogados recibidos con anterioridad a la Ley para el arreglo de la administración de justicia, no podrían continuar en el ejercicio de su profesión sin matricularse en el Colegio de Abogados.

Se restableció la obligación virreinal de los abogados de defender gratuitamente a los pobres en todos los lugares donde no hubiere abogados de pobres con sueldo y se debían turnar en la defensa de los reos en los tribunales y juzgados donde no hubiere defensores dotados.

En 1862 se reservó al Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México la facultad de cancelar las matrículas de quienes ejercieren indebidamente la abogacía.

Cabe destacar que durante el Segundo Imperio Mexicano bajo Maximiliano de Habsburgo se expidió una Ley de Abogados.

Una selección de artículos de los Estatutos con sus reformas se publicó en 1851, nueva edición de los estatutos de 1829, con sus reformas, se publicó en 1854. Nuevos estatutos se redactaron y aprobaron en 1863, el 16 de octubre de 1891, en diciembre de 1933 (impresos en 1934), en diciembre de 1945 (impresos en 1946). Los vigentes a 2012 son del 10 de julio de 1997 con reformas aprobadas en el año 2006.

 

III. Actualidad.

 

La rectoría del Colegio, ahora Presidencia, la han ocupado los juristas más destacados en su época, recordando entre otros a Don Manuel de la Peña y Peña quien fue Presidente de la República, a Don Bernardo Couto, a Don Sebastián Lerdo de Tejada, Presidente de la República y del Colegio al mismo tiempo, a Don José Fernando Ramírez, a Don Baltasar Ladrón de Guevara, a Don Basilio Arrillaga, a Don Juan José Flores Alatorre y otros más cuyos retratos adornan el auditorio principal del Colegio en la Ciudad de México.

Durante los siglos XX y XXI los presidentes han sido:

 

1906-1920 Agustín Rodríguez.
1920-1929 Miguel S. Macedo.
1929-1936 Rafael Ortega.
1936-1941 Rafael Martínez Carrillo.
1941-1944 Salvador I. Reynoso Híjar.
1944-1948 Germán Fernández del Castillo.
1948-1952 Pablo Macedo.
1952-1963 Javier de Cervantes.
1963-1984 Francisco Javier Gaxiola.
1984-1988 Jesús Rodríguez Gómez.
1988-1996 Francisco Javier Gaxiola Ochoa.
1996-2000 Bernardo Fernández del Castillo.
2000-2004 Fernando Yllanes Martínez.  
2004-2008 Gabriel Ernesto Larrea Richerand.  
2008-2012 Óscar Cruz Barney.  
2012-2014 Rafael Ramírez Moreno Santamarina  
2014- Alfonso Pérez-Cuéllar Martínez  

 

El Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México es el colegio nacional de mayor importancia, tradición y prestigio en el país.  Un Colegio en constante crecimiento y desarrollo, con importantes aportaciones a la literatura jurídica mexicana y con una fuerte presencia en las redes sociales.

La Junta Menor del Colegio se integra al día de hoy de la siguiente manera:

Lic. Dn. Alfonso Pérez Cuellar Martínez

Presidente 2014-2016

Lic. Dn. Julio Hernández Pliego.

Vice-Presidente 2013-2015

Lic. Dn. Ignacio Ramirez Fernández Del Castillo.

Primer Secretario Propietario 2014-2016

Lic. Dn. Mauricio Oropeza Estrada

Segundo Secretario Propietario 2014-2016

Dra. Dña. Susana Barroso Montero

1er. Srio. Supl.

Periodo 2014-2016

Lic. Dn. Lorenzo De Jesús Roel Hernández

2do. Srio. Supl.

Periodo: 2013-2015

Lic. Dn. Federico Gertz Manero

Tesorero

Periodo: 2013-2015

Lic. Dn. Rodolfo A. Vélez Gutiérrez

Sub-Tesorero

Periodo: 2014-2016

Dr. Dn. Rafael Estrada Michel

Vocal

Periodo: 2013-2015

Lic. Dn. Javier Quijano Baz

Vocal

Periodo: 2014-2016

Lic. Dña. Maria Audry Luer

Vocal

Periodo:2013-2015

Dr. Dn. Jaime Olaiz González

Vocal

Periodo: 2013-2015

Dr. Dn. Edgar Elias Azar

Vocal

Periodo: 2013-2015

Lic. Dn. Ángel M. Junquera Sepúlveda

Vocal

Periodo: 2013-2015

La participación del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México en los esfuerzos por restablecer la colegiación obligatoria en nuestro país han sido fundamentales y siempre ha actuado como el principal impulsor de las reformas necesarias para ello.

¡Felicidades al Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México en su 255 aniversario!

[1] Véase O. CRUZ BARNEY, “El Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México. 250 años de colegiación de la abogacía”, Lecturas Jurídicas, México, Universidad de Chihuahua, Facultad de Derecho, V época, Edición Especial, septiembre, 2010.  Véase también O. CRUZ BARNEY, “250 años del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México”, en F. ANAYA OJEDA, y J. ORDOÑANA MARTÍNEZ, De leyes e historia. Homenaje al 250 aniversario del INCAM y a los 45 años de la Universidad Anáhuac México Norte, México, Ed. Porrúa, Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México, Universidad Anáhuac, 2010.

[2] O. CRUZ BARNEY, “Abogacía y abogados en la Nueva España: del Ilustre y Real Colegio de Abogados de México al Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México”, en Muñoz Machado, Santiago (Coord.), Historia de la abogacía y los abogados españoles, Madrid, Consejo General de la Abogacía Española, Aranzadi, 2015, tomo I, pág. 954 y M. BARCIA LAGO, Abogacía y ciudadanía. Biografía de la Abogacía Ibérica, Madrid, Dykinson, 2007, pág. 431.

[3] Ibidem, pág. 442.

[4] Véase P. NACHER HERNÁNDEZ, Historia del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia, 2ª ed., Valencia, 1992, pág. 43. Más recientemente C. TORMO CAMALLONGA, El Colegio de Abogados de Valencia. Entre el antiguo régimen y el liberalismo, Valencia, Universidad de Valencia, 2004, págs. 44 y 45.

[5] El Ilustre Colegio de Señores Abogados de la Real Audiencia de la Ciudad de A Coruña nace por Decreto de 17 de febrero de 1760, expedido por el Excmo. Sr. D. Carlos Francisco de Croix, Marques de Croix, Gobernador, Capitán General del Reino de Galicia y Presidente de la Real Audiencia, ratificado posteriormente por Real Cédula de Carlos III dada en el Pardo en 1.º de febrero de 1761.  Véase http://www.icacor.es/

[6] M.A. ALZOLA, Historia del Ilustre Colegio de Abogados de Las Palmas, Las Palmas de Gran Canaria, Ilustre Colegio de Abogados de Las Palmas, Imprenta Pérez Galdos, 1986, pág. 71.

[7] M. CORRIPIO RIVERO, Historia del Ilustre Colegio de Abogados de Oviedo, Oviedo, Ilustre Colegio de Abogados de Oviedo, 1974, pág. 7.